25 de Septiembre de 2018

Yucatán

Recomiendan a seminaristas nunca apartarse de la familia

El Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega confiere el lectorado a un seminarista, y a otros 3 los admite en las órdenes sagradas.

Los seminaristas posaron con el Arzobispo de Yucatán. (Milenio Novedades)
Los seminaristas posaron con el Arzobispo de Yucatán. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Recomiendan a seminaristas nunca apartarse de la familiaCompartir en Twiiter Recomiendan a seminaristas nunca apartarse de la familia

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- El Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega recomendó a los seminaristas Jerónimo Poot Cauich, Edwin Omar Nicolás Koyoc, Fernando Jesús Pan Aranda y José Manuel Paredes Alpuche a nunca apartarse de la familia, siguiendo el ejemplo de Jesucristo y así llegar algún día a convertirse en ministros de la unidad.

En una repleta Aula Magna del Seminario Conciliar de Yucatán, Monseñor Rodríguez Vega concedió el ministerio del lectorado a Poot Cauich  y la admisión a las órdenes sagradas a Nicolás Koyoc, Pan Aranda y Paredes Alpuche, quienes por su lado, manifestaron públicamente su compromiso de mantenerse firmes hacia la vocación sacerdotal.

Tras dirigirse por su nombre a cada uno de los seminaristas, el prelado mencionó que la palabra del Señor habla del inicio del ministerio de Jesús. Sale de su casa, de Nazaret para instalarse en Cafarnaúm y ahí iniciar su vida pública.

“Ustedes muchachos igual dejaron su casa para venir al Seminario, donde llevan algunos años y regresan a ella al menos una vez por semana, o en vacaciones, lo cual indica ya un estilo de vida. Nunca estarán apartados de sus familias, siempre recurriendo a los suyos, y aunque  físicamente estén un poco distante, el corazón siempre tiene que estar en el hogar”, señaló.

“Miren cómo Jesús hizo su seminario dentro de su casa, en Nazaret, ahí estuvo todo el tiempo, y sus grandes maestros fueron José y María. Aprendamos de nuestros padres, todos esos buenos valores. Nunca acabarán los lazos familiares, debemos tenernos siempre en nuestros corazones y recordar las grandes enseñanzas y sobre todo manteniendo siempre la humildad de quien sabe de donde proviene”, añadió.

También mencionó que siempre habrá un riesgo para el sacerdote, y por ello es necesario tener  presente a su familia, “así como Jesús que decía con orgullo que era el hijo del carpintero, el hijo del hombre”.

“Dios nos habla de tres llamados, conviértanse, porque el reino de los cielos está cerca.  De esa misma manera ustedes han hecho una gran conversión al haber ingresado al Seminario, y pasar estos años en formación. Gran conversión haber dado este paso para el diaconado y presbiterado. Gran paso en conversión al recibir camino al sacerdocio, el ministerio del lector”, indicó.

Felicitación
  • Al concluir la ceremonia litúrgica, los seminaristas posaron con el Arzobispo y demás sacerdotes que los acompañaron en este especial momento. Posteriormente los asistentes acudieron a felicitarlos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios