19 de Agosto de 2018

Yucatán

De cada 100 pacientes, 3 se infectan dentro de hospitales de Yucatán

Toman medidas en el Estado para combatir uno de los principales problemas que afecta a las personas que ingresan a las clínicas de salud.

Un paciente que presenta una infección hospitalaria, podría perder la vida si no es atendido a tiempo. Las más frecuentes son:  vías urinarias, herida quirúrgica, neumonías y bacteriemias. (Milenio Novedades)
Un paciente que presenta una infección hospitalaria, podría perder la vida si no es atendido a tiempo. Las más frecuentes son: vías urinarias, herida quirúrgica, neumonías y bacteriemias. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook De cada 100 pacientes, 3 se infectan dentro de hospitales de YucatánCompartir en Twiiter De cada 100 pacientes, 3 se infectan dentro de hospitales de Yucatán

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Registros del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) de la Secretaría de Salud Federal ubicaron el año pasado a Yucatán en el lugar número cinco de incidencia del denominado infecciones nosocomiales, con una tasa de 3.05 por cada 100 egresos, por encima de la tasa nacional, que fue de 2.08.

Las infecciones nosocomiales son uno de los principales problemas a los que se enfrentan durante años el servicio médico hospitalario, y debido a la gravedad que representa para el paciente, se han incorporado protocolos de atención para abatir las cifras, indicó el epidemiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán, Ricardo Emanuel Guevara Domínguez.

El especialista indicó que normalmente la infección hospitalaria se considera se presenta de las 48 a las 72 horas de haber ingresado al hospital o de egresado, siempre y cuando no exista una infección previa.

En cuestiones de cirugía, se considera hasta un mes posterior y en casos en que haya inmersos implantes, por ejemplo reemplazos de cadera, tornillos y clavos, hasta un año.

La gente más susceptible a las infecciones son los que presentan diabetes, la obesidad o con VIH

Cabe señalar que de acuerdo con la Secretaría de Salud Federal las causas más frecuentes de infección nosocomial son en vías urinarias, de herida quirúrgica, neumonías, bacteriemias, además de las variantes que cada una presenta.

Guevara Domínguez señaló que al tratarse de un evento de vital importancia, cuando se detecta que es una infección nosocomial, se reporta y se opera todo el mecanismo de la vigilancia epidemiológica, tanto local como de la red hospitalaria, para localizar cuál fue la causa y de esta manera incidir en esa posible fuente que se haya suscitado.

El galeno explicó que en el caso del Estado se aplican diversos mecanismos por los cuales se intenta abatir las infecciones nosocomiales tanto en el sector salud público como en el privado y se espera que con estos protocolos se obtengan resultados favorables a mediano plazo.

Explicó que en el IMSS Yucatán, por ejemplo, se lleva a cabo el esquema “Modelo de atención institucional” para brindar servicio sobre infecciones nosocomiales.

Este esquema es multidisciplinario, ya que intervienen la parte médica, de enfermería y de conservación, las cuales tratan, cada una en su área, de incidir en algún factor que pueda generar una infección.

Entre las acciones que se llevan a cabo se encuentra el control del agua y la ropa, el manejo correcto de los residuos peligrosos, la promoción y la difusión de la higiene de manos, esta última es una estrategia que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha implantado de forma estandarizada.

“Abatir las infecciones nosocomiales no es un trabajo fácil, ya que implica la labor de muchas personas, pero se han tenido avances importantes, ya que la difusión ha ocasionado que las personas se empiecen a dar cuenta que cada uno juega un papel importante para lograrlo”, subrayó.

Condiciones de riesgo
  • Existen condiciones particulares que hacen a la gente más susceptible, como la diabetes y la obesidad, así como la inmunosupresión, por ejemplo el VIH.
Solución
  • Muchas medidas de prevención y control de las infecciones, como la higiene de las manos, son simples, baratas y eficaces, aunque requieren una mayor responsabilización y un cambio de conducta por parte del personal.

Peligro latente

Las infecciones nosocomiales son un riesgo para cualquier persona que ingresa a un hospital, sobre todo quienes se someten a una cirugía.

Las infecciones nosocomiales u hospitalarias son infecciones contraídas por un paciente durante su tratamiento en un hospital u otro centro sanitario y que dicho paciente no tenía ni estaba incubando en el momento de su ingreso.

Se les considera a todas aquellas que se desarrollan transcurridas las primeras 72 horas de la hospitalización o antes de los 15 días del alta hospitalaria.

Deben excluirse aquellas que en el momento del ingreso estaban presentes o en período de incubación, que son las denominadas infecciones comunitarias. 

Incluyen las infecciones ocupacionales contraídas por el personal sanitario.

Modos de transmisión:

Directa

  • Es la que se produce simplemente por contacto directo.

Indirecta

  • Se produce a través de vehículos como el agua, la comida contaminada, los fluidos biológicos o el instrumental médico compartido, entre otros.

Infecciones más frecuentes

  • Las del tracto urinario, usualmente asociadas a caracterización de las vías urinarias.
  • Las de las heridas quirúrgicas.
  • Las relacionadas con el uso de catéteres vasculares.
  • Las del tracto respiratorio, en general condicionadas por los sistemas de ventilación mecánica asistida.

Al acecho de los pacientes débiles

Por otro lado, de cada 100 pacientes hospitalizados, cinco pueden presentar erisipela, enfermedad infecciosa que por lo general se reporta en personas con alguna condición debilitante del sistema inmunológico. 

El jefe de medicina interna del Hospital General Regional “Benito Juárez”, Manuel Madera Sevilla, precisó que para que se presente este fenómeno se deben tener los tres principales actores del proceso: el huésped (paciente), el agente infeccioso (germen) y el medio ambiente, que puede favorecer o no la interacción entre éstos.

El especialista en alergia e inmunología dijo que en la erisipela existen factores del paciente que favorecen la infección; es difícil que una persona saludable, con la piel sana, se infecte; por lo general se presenta en personas con alguna condición debilitante del sistema inmunológico o de la zona donde suele presentarse.

Explicó que la infección es ocasionada por el estreptococo de la especie “Diógenes”, y suele presentarse en pacientes diabéticos, los cirróticos, con enfermedad venosa periférica e insuficiencia cardiaca o renal, entre otros.

Es difícil que una persona sana se infecte de erisipela, no así enfermos con condición delicada del sistema inmunológico

“Todas estas enfermedades que subyacen suelen cursar con edema, inflamación o aumento del volumen de las piernas; lo que pasa es que al estar hinchadas se convierte en un factor que predispone la enfermedad”, apuntó.

Asimismo, Madera Sevilla refirió que existe otra condición que acompaña a estas enfermedades, que se llama linfedema, que favorece a que el germen pueda invadir o infectar, por eso es difícil que a una persona saludable se contagie.

Es una infección superficial de la piel que se caracteriza por una placa eritematosa, es decir, roja, dolorosa, caliente, que puede causar malestar general, fiebre, dolor e inflamación.

Existen casos que no se tratan y si el paciente está debilitado puede complicarse e invadir las capas más profundas de la piel, que es la dermis, y dar origen a una celulitis.

En algunos casos puede haber complicaciones más graves, ya que en esas celulitis el germen puede pasar a la circulación sanguínea y ocasionar una bacteriemia y un estado de sepsis.

Es decir, que invade el organismo a través de la sangre y se corre el riesgo de muerte, ya que puede hacer implantes en otros órganos, hígado, cerebro, pulmones y ocasionar un estado de choque y potencialmente la muerte.

“Cuando se tienen a pacientes con esas enfermedades es importante atenderlo para evitar que la enfermedad progrese, porque el tratamiento, cuando es oportuno, es sencillo”, anotó. 

Detección

La vigilancia de las infecciones nosocomiales viene desde la primera atención; por ejemplo, en la consulta externa el médico general puede detectarlo, en ese momento hace el reporte a epidemiología para que empiece a detectar las causas y notifique al hospital para que haga una investigación retrospectiva, desde donde empezó hasta donde ingresó.

En las unidades donde hay servicio de atención continua, como en el servicio de urgencias, también se da; ellos también lo detectan y la notifican, por ejemplo, donde se atienden personas de otros municipios se lleva a cabo la coordinación de la red hospitalaria.

Independientemente de que toda infección nosocomial se cultiva, se tiene que reportar el tipo de germen, la resistencia y se trata de hacer un análisis para ubicar qué tipo de bacterias son las que atacan, cuáles son las resistencias y cuáles las sensibilidades de antimicrobianos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios