21 de Julio de 2018

Yucatán

Deja todo por los 'Sueños de ángel'

Atenea Evia Ancona abandonó las aulas para dedicarse en cuerpo y alma a alegrar la vida de niños con cáncer de escasos recursos.

Desde hace 15 años Evia Ancona forma parte de la asociación para apoyar a pacientes de oncología pediátrica del Hospital O'Horán . (Milenio Novedades)
Desde hace 15 años Evia Ancona forma parte de la asociación para apoyar a pacientes de oncología pediátrica del Hospital O'Horán . (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Deja todo por los 'Sueños de ángel'Compartir en Twiiter Deja todo por los 'Sueños de ángel'

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Sin proponerse un cambio de profesión, Atenea Evia Ancona simplemente se dejó conquistar por la mirada de los niños y dejó las aulas de la enseñanza preescolar para dedicarse en cuerpo y alma a alegrar la vida de infantes que sufren de cáncer y ayudarlos para que su tránsito por los procesos que enfrentan sea menos doloroso. 

Desde hace 15 años está entregada a la causa y desde hace ocho años es parte de la Asociación “Sueños de Ángel”, perteneció al grupo fundador creado por Susana Troyo y actualmente funge como presidenta de este organismo que atiende a pacientes de escasos recursos. 

Relata que este tiempo más que de servicio ha sido un periodo de desarrollo humano, porque los niños han sido sus mejores maestros sobre el valor de la vida. 

La fortuna de comenzar por una invitación

Su vida parecía resuelta, se desenvolvía como guía Montessori en una escuela, era una feliz maestra de kínder haciendo lo que más le gustaba: trabajar con niños.  

El llamado la alcanzó en su propio medio cuando la madre de una de sus alumnas, les contó sobre un grupo de voluntariado que visitaba a los pacientes del área de oncología pediátrica del Hospital O'Horán y le pareció interesante su labor.

Entonces aceptó la invitación para ir uno de los días de visita, sin pensar que realmente lo que iba a descubrir en ese encuentro era su proyecto de vida. 

“Nunca lo esperé, ni lo pensé, al principio tuve dudas, pero cuando comencé me encantó, me enamoré de la labor, me encantó convivir con ellos, hacerlos reír durante sus procesos de quimioterapia, es lo mejor que me ha pasado en la vida”, recordó.

Hace 15 años inició la travesía y fue hasta hace ocho que a iniciativa de un colectivo de voluntarios independientes al conocer las necesidades de los pequeños, decidieron hacer conformar una asociación y la invitaron a formar parte del grupo fundador, encabezado por Susana Troyo.

Desde que eligió la ruta altruista se dedicó al 100 por ciento y no volvió a dar clases, sino decidió tomas las lecciones de su vida a través del servicio.

“Mi madre (Elia María Ancona Sosa) siempre ayudó a los necesitados, de ella aprendí. Con esta causa, me involucré, fue la primera y la definitiva”, agregó.                                                                                                         

Trabajo de corazón en un sector sensible 

“Trabajamos la parte emocional de los niños y para atender este punto, hay voluntarios que visitan a los niños que están recibiendo quimio, cada fin de semana. Cumplimos sus sueños, y en medio de un proceso de esta naturaleza estar bien emocionalmente contribuye a que su cuerpo responda mejor a los tratamientos. Celebramos sus cumpleaños o una fiesta especial de 15 años, los llevamos de paseo, armamos festejos grupales y nos vamos a balnearios, regalamos alegría”, apuntó.

"Estos niños tienen una fortaleza impresionante, luchan para salir adelante, porque a pesar de que tienen momentos difíciles" dijo Atenea

Destacó que parte de la labor es entregar despensas, suplementos alimenticios, aditamentos propios de su recuperación como nebulizadores, y apoyo al acondicionamiento de sus viviendas para que tengan el ambiente propicio para el mejoramiento de su salud.

Recientemente desarrollaron un proyecto para construirles a los niños baños, porque algunos que no cuentan con un espacio digno para su aseo en casa. También procuran la donación de sangre.

De igual manera, colaboran con dinero para su transporte porque muchos de los que llegan a atenderse en el Hospital O’Horán, vienen del interior del Estado, entidades aledañas y hasta países vecinos.

Los niños, grandes maestros de la vida

“Estos niños tienen una fortaleza impresionante, luchan para salir adelante, porque a pesar de que tienen momentos difíciles,  disfrutan todo con una alegría enorme por la vida. Darte cuenta que puedes darles alegría, robarles muchas sonrisas, hacen que cada día te apasiones más con la causa y quieras dar más, y más, como una adicción por hacerlos felices. Eso provoca que no quieras alejarte, sino quedarte”, comentó sonriente, recordando la satisfacción que le ha aportado 15 años de servicio.

Recordó que en un inicio era coordinadora de eventos y desde hace tres años le dieron la presidencia, pero decidió continuar con su antigua labor y la actual para estar involucrada totalmente en las actividades que se realizan, para cumplir los sueños de los niños y en las que se involucra a la sociedad para motivarlos a donar.

“Por algo pasan las cosas, la vida te da herramientas. Cuando empecé como voluntaria, a los dos años mi mamá se enfermó de cáncer, y haber estado inmersa en este ambiente, me ayudó apoyarla y saber cómo manejar la situación. Lamentablemente murió, pero pude atender lo que necesitaba. Desde que inicie en la causa, vivo para esto y por esto, estar cerca de la misión, me hacer mejor ser humano, más sensible, sencilla, humilde, disfrutar día a día, la vida, cada momento. He sido muy afortunada en la vida, y ayudar es una forma de agradecer las bendiciones que tengo. Lo mejor que nos puede pasar es dar un poco de nosotros, de nuestro tiempo, es una satisfacción muy grande, que hace que te llene plenamente la vida”, apuntó.

Procurar una causa, y el reto de conseguir fondos

Sostener una labor como “Sueños de Ángel”, además de capital humano requiere de recursos y el reto constante es la procuración de fondos. 

La organización al estar constituida puede emitir recibos deducibles de impuesto y cuenta con benefactores que mensualmente hacen una aportación, pero las necesidades no se detienen y requieren de más personas que sumen donativos y tiempo para que se sigan cumpliendo los sueños de ángel.

Trayectoria
  • Atenea Evia Ancona nace un 13 de diciembre.
  • La asociación instituyó un sistema educativo para los niños que atiende, ya cuentan el reconocimiento de la Secretaría de Educación Pública, que se convirtió en un ejemplo a nivel nacional.
  • Trabajan con la fundación Lance Amstrong, creada por el ciclista estadunidense que superó el cáncer.
  • Colabora en coordinación con otras asociaciones como “Corazón sin Fronteras”
  • Actualmente apoyan a más de 110 niños de Yucatán, Campeche, Quintana Roo  e incluso del país Belice.
  • La asociación forma parte del Consejo Estatal sobre cáncer de niños y adolescentes con la Secretaría de Salud del Estado de Yucatán, en el que periódicamente participan para tener voz y voto  en las consideraciones de políticas públicas.
  • Sueños de Ángel tienen su sitio oficial (www.sueñosdeangel.org.mx) y página de Facebook, donde cuenta con una gran comunidad que apoya la causa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios