12 de Diciembre de 2017

Policía

Atrapan en plena 'movida' a policías de Bacalar

En la parte trasera de la camioneta policial no llevaban delincuentes, sino maderas preciosas: desde chico zapote hasta caoba.

Elementos de la Dirección de Seguridad Pública sacaron a relucir un color más para la Laguna de Bacalar: el color de la corrupción y la impunidad de la recién creada policía bacalarense. (Redacción/SIPSE)
Elementos de la Dirección de Seguridad Pública sacaron a relucir un color más para la Laguna de Bacalar: el color de la corrupción y la impunidad de la recién creada policía bacalarense. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Atrapan en plena 'movida' a policías de BacalarCompartir en Twiiter Atrapan en plena 'movida' a policías de Bacalar

 

Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Hace dos semanas la patrulla 042 de la Dirección de Seguridad Pública de Bacalar regresaba de la comunidad Gustavo Díaz Ordaz con el preciado cargamento, por órdenes de los comandantes, los policías incurrían en un delito, uno de muchos dentro de la Dirección de Seguridad.
 
En entrevista exclusiva para Novedades de Chetumal, elementos de la Dirección de Seguridad Pública sacaron a relucir un color más para la Laguna de Bacalar: el color de la corrupción y la impunidad de la recién creada policía bacalarense.
 
Hace nueve días hubo una llamada de auxilió en la comunidad de Blanca Flor pero no fue atendida, no había gasolina en las unidades, pese a que diariamente se reportan gastos de hasta mil 500 pesos en gasolina para cada camioneta, la causa: entra el dinero para el combustible pero se queda en los bolsillos de los altos mandos, según explicaron los entrevistados quienes por motivos de seguridad no se revelarán sus nombres.
 
Los policías son obligados a firmar bitácoras sin fecha por cantidades de gasolina que no se gastan. De hecho “las unidades 044, 045 y 02 estaban siempre detenidas y nos han hecho firmar bitácoras por esas unidades con cantidades arriba de mil pesos”.
 
En otro tenor, los entrevistados señalan a Carlos Iván Hitzil Nahuatl, comandante del segundo turno, como el encargado de recoger el dinero que los traficantes de fayuca le dan a los altos mandos, negocio operado por Issa Ortiz Moguel, conocido como Comandante Cazador.
 
“En las noches los dos nos mandan a descansar temprano, alrededor de las 22 horas, y ellos se quedan supuestamente patrullando, pero en realidad esperan a los fayuqueros para pedirles su parte”, explican los entrevistados.
 
El pasado 10 de octubre se llevó a cabo el decomiso de mercancía ilegal en el hotel El Refugio” en lo que se llamó “un trabajo de inteligencia en conjunto entre la policía municipal y la del estado”.
 
A decir de los informantes la realidad fue distinta. Una semana antes un policía operativo informó al comandante Cazador respecto al resguardo de mercancía en el hotel, Cazador fue a dialogar con los mercaderes “para arreglar el precio”, luego de una hora en pláticas el comandante anunció que había sido una falsa alarma “pero como no se ajustaron a la cuota” a la siguiente semana se hizo el decomiso.
 
En dicha confiscación gran parte de la mercancía no llegó al resguardo oficial. Según los oficiales que participaron, tan sólo en la camioneta del director de Seguridad Pública, Edgar Daniel Valencia Moncada, subieron cuatro cajas de licor y varias pacas de ropa, tenis, mochilas, controles y cigarros, igualmente en camionetas privadas de la policía estatal.
 
“En cuanto operativos a fayuca ya hicimos dos decomisos”, explicó ayer Valencia Moncada, pero según su propio grupo de trabajo, la realidad es distinta. Todas las noches mandan a los operativos a dormir para que los comandantes controlen el flujo ilegal en la carretera federal.
 
“Hay una Hummer anaranjada con placas de Yucatán que se arregla con Cazador y con Hitzil Nahuatl para dejar pasar dos camiones que tiene llenos de mercancía ilegal, además de otros automotores que transportan de todo, el comandante ya los identifica”.
 
Otra irregularidad está en las comunidades. Por un lado no se hacen recorridos con la regularidad con la que se reporta. “Se les pide a los delegados que sellen y firmen avalando que la patrulla pasa determinadas veces por la comunidad pero no es así, los delegados aceptan por miedo”. Además, los delegados tienen que dar “honorarios” a los altos mandos para que estos se queden más tiempo. Un ejemplo fue el baile de aniversario de Kuchumatán, llevado a cabo el 25 de noviembre.
 
“Nos teníamos que retirar a la una de la mañana pero nos quedamos hasta las cinco porque el delegado le dio dos mil 500 pesos al comandante Halcón, quien también en el caminó paró dos camionetas para pedirles mochadas”.
 
Antier en la noche y ayer por la tarde se despidió a Efraín Castillo, Bernabé Morales, Juan Carlos Cerceo Cuervo, Julián Pastor Mo López, Marcelino Pech Chulim, Juan Antonio No Be, Yolanda Alvarado de la Rosa, Perla Noemí Ramírez Rueda y Martha Eva Rosel Xooc por no haber pasado los exámenes del Centro de Evaluación y Confianza. Según Valencia Moncada fueron 12 los elementos despedidos de los cuales tres eran operativos.
 
Pero los elementos desmienten al director: “Fueron en realidad nueve los despedidos, dos administrativos y el resto operativos”. En el caso de Bernabé Morales, él ya no trabajaba activamente como policía, aunque si cobrara la nómina, sus funciones consistían en conseguir la madera para los altos mandos.
 
Desde agosto el presidente municipal, Francisco Flota Medrano tenía conocimiento de los elementos que operaban como policías aun cuando reprobaron los exámenes de confianza, “es que no nos podíamos quedar sin policías”. No se le dijo a nadie sobre los despidos hasta que la orden fue ejecutada, explicó Flota Medrano en entrevista para Novedades. Esa decisión causó que nueve personas a 24 días de navidad perdieran sus trabajos y no tuvieran tiempo suficiente para conseguir otro.
 
Al respecto Valencia Moncada explica que era por razones de seguridad y que los elementos tenían dos opciones firmar una renuncia por motivos personales, lo cual les daba acceso a su finiquito de ley o no renunciar voluntariamente con lo cual se haría un Concejo Disciplinario para determinar la forma de proceder legalmente.
 
“Todos firmaron su renuncia voluntaria”, comentó ayer el director. Lo cierto es que Juan Antonio No Be, no firmó su renuncia, por lo cual el día de hoy se presentó a trabajar. A los despedidos les dijeron que fue a causa de los exámenes de confianza, pero no les mostraron prueba alguna de que esa allá sido la causa.
 
(Edición: Redacción)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios