19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Aturde el ruido a la juventud yucateca

Revela estudio de la Uady que personas menores de 20 años presentan pérdida del tono de la audición.

Una infección puede provocar la disminución auditiva, secreción de pus, dolor, fiebre, incluso sordera permanente. (Juan Albornoz/SIPSE)
Una infección puede provocar la disminución auditiva, secreción de pus, dolor, fiebre, incluso sordera permanente. (Juan Albornoz/SIPSE)
Compartir en Facebook Aturde el ruido a la juventud yucatecaCompartir en Twiiter Aturde el ruido a la juventud yucateca

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Ante la contaminación del ambiente por el ruido, cada vez más yucatecos presentan problemas de presbiacusia, es decir, pierden el tono de la audición y con ello se afecta el entendimiento, situación que generalmente se presentaba a partir de los 50 años y ahora se registra desde los 19 años, revelan estudios efectuados por la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady). 

“Normalmente, las personas después de los 50 años empezamos a tener un deterioro paulatino de la audición, pero ahora chicos de preparatoria con malos hábitos de escucha están perdiendo el 10 por ciento”, indicó el profesor-investigador del laboratorio de genética del Centro de Investigaciones Regionales (CIR) Hideyo Noguchi, Jorge Canto Herrera.

Detalló que no están quedando sordos totalmente, pero pierden tonos que son importantes para que se dé el entendimiento de la conversación.

Si a esto se le suma que por una situación genética los yucatecos ocupan el primer lugar de sordera profunda a nivel nacional, entonces cada vez existen más personas con algún nivel de sordera.

Hacer ejercicio escuchando música con audífonos o traer estos aparatos gran parte del día con un clima húmedo puede generar infecciones

El experto dijo que es importante tomar en cuenta que el sistema auditivo es el primero que se activa desde la vida intrauterina, pero también, el que se pierde. 

“En la contaminación por ruido, tenemos el caso de los chicos que van a la prepa o a la carrera, se bajan del camión y más de 10 por ciento tiene los audífonos puestos en un promedio de 50 decibeles, pero si se suben a un camión que tiene 60 decibeles, aumentan el volumen; a esto se  agrega el ruido ambiental, todo eso afecta severamente”, destacó.

Canto Herrera señaló que la Organización Mundial de la Salud (OMS) refiere que una persona puede soportar 80 decibeles no más de 15 minutos; sin embargo, la exposición de las personas, sobre todo los jóvenes, y en algunos oficios, se exponen a horas de ruido.

Por ejemplo, mencionó, en un oficio como el de repartidor de comida, el hecho de estar encima de una moto conlleva 90 decibeles, más el ruido del ambiente en la calle en una jornada de 8 a 12 horas.

Hay personas que se ponen audífonos para escuchar música y le sube hasta 50 decibeles.

“A esto hay que agregar el nuevo modo de vida en las ciudades, que aumenta la cantidad de ruido. Cuántos no hemos ido a una disco y cuando salimos el oído está tapado; esto se debe a que las células se cansan de estar escuchando y mandando mensajes al cerebro”, refirió.

Pero no es todo, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) advirtió que hacer ejercicio escuchando música con audífonos o traer estos aparatos gran parte del día con un clima húmedo puede generar infecciones y daños auditivos irreversibles, debido a la proliferación de bacterias y hongos.

Lo anterior se debe a que el uso de estos objetos genera humedad y sudor en el conducto auditivo, lo que favorece el desarrollo de una infección aguda o crónica, por eso se debe realizar una buena limpieza en los oídos y evitar cualquier posible afectación.

Para evitar daños en el aparato auditivo, médicos del IMSS exhortaron a la población a no exceder por más de dos horas diarias el empleo de este tipo de aparatos, y si es necesario utilizarlos, que sea con el menor volumen posible.

Dolor de oído

Una de cada 10 personas padece algún tipo de infección en el oído en el transcurso de su vida, provocada por alguna bacteria, virus u hongo, indicó el otorrinolaringólogo del Hospital Regional “Mérida” del Issste, José Enrique Cárdenas Pinelo.

El especialista señaló que este tipo de infecciones son padecimientos considerados comunes, pero una infección puede provocar la disminución auditiva, secreción de pus, dolor, fiebre, incluso sordera permanente.

“El dolor de oído puede originarse por diversas razones; muchas veces cuando estamos en un elevador, en un edificio muy alto o en un avión nos duelen los oídos debido a la presión atmosférica, incluso al estar en un antro más de 20 minutos por el ruido del ambiente”, apuntó.

El galeno señaló que generalmente estas infecciones se producen por la acumulación de agua en el oído, la introducción de objetos extraños -como papel de baño, algodón, cotonetes, llaves y clips-, lo que en lugar de limpiar o mitigar la comezón interna genera la presencia de una patología generada por la intromisión de alguna bacteria.

Mencionó que otras causas de afectaciones pueden tratarse de un drenaje deficiente de las trompas de Eustaquio, infecciones en el oído interno, los senos paranasales, resfríos o alergias.

Así como presión atmosférica al viajar en aviones y bucear en el mar, dolores reflejos, los cuales se originan en los dientes, amígdalas, garganta, lengua o mandíbula, contaminación acústica del medio ambiente, perforación del tímpano debido a un golpe en la cabeza o inserción de un objeto extraño en la oreja, exceso de cera en el conducto del oído.

Cárdenas Pinelo recomendó que, en caso de contraer una infección, el paciente no debe automedicarse, ya que podría empeorar su situación; debe acudir inmediatamente con un especialista para llevar a cabo el tratamiento adecuado. 

Pruebas a bebés

Al ser Yucatán el primer lugar nacional en discapacidad auditiva, desde 2010 la Secretaría de Salud del Estado (SSE) cuenta con equipos para la realización del tamiz neonatal auditivo en los hospitales O’Horán, Materno Infantil, San Carlos de Tizimín, Comunitario de Ticul y el General de Valladolid.

El objetivo de este esquema es detectar a tiempo y considerar el caso para algún tratamiento.

Estas pruebas se realizan desde hace tres años a los recién nacidos que pertenecen al régimen del Seguro Popular, es un tratamiento sencillo, a través de un equipo que se le instala en el oído a los bebés y se les hace en el momento que están en la cuna durmiendo su primera siesta; si no se puede, por la carga de trabajo, se le cita a la mamá para que regrese el niño y tamizarlo.

El programa considera realizar esta prueba desde el nacimiento del bebé a los 28 días, la prueba es rápida y no duele.

Además de los equipos de emisiones otacústicas, también manejan el equipo de potenciales evocados auditivos.

Cuando a un niño se le detecta algún problema a través de las emisiones otacústicas, se le canaliza para ser valorado a través de potenciales evocados auditivos, en el cual se puede detectar qué grado de lesión tiene y complementar con una serie de estudios que lo avalen y de inmediato dar un tratamiento, dependiendo de la lesión, de manera gratuita, siempre y cuando sean pequeños nacidos a partir de diciembre de 2006.

Si la sordera es profunda se considera dentro del programa los implantes cocleares, que los niños sean enviados a la Ciudad de México con un expediente integrado para que el caso sea valorado por un comité que determine si es viable la cirugía.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios