20 de Octubre de 2018

Yucatán

Las yucatecas 'ya no se dejan' lastimar

Aumenta el registro de denuncias por abusos físicos, económicos y sexuales gracias al fácil acceso a la información.

En ocasiones, la mujer que es víctima de violencia traslada el mismo patrón hacia sus hijos, indican expertos. La imagen se utiliza con fines estrictamente referenciales. (SIPSE)
En ocasiones, la mujer que es víctima de violencia traslada el mismo patrón hacia sus hijos, indican expertos. La imagen se utiliza con fines estrictamente referenciales. (SIPSE)
Compartir en Facebook Las yucatecas 'ya no se dejan' lastimarCompartir en Twiiter Las yucatecas 'ya no se dejan' lastimar

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Actualmente salen a la luz pública más casos de violencia contra las mujeres porque al tener más acceso a la información sobre el tema, denuncian y acuden a recibir atención médica y psicológica especializada que limite los daños a su salud y contribuya a detener la situación de violencia que sufren, expresó Ynes del Carmen Ruz Camejo, responsable del Departamento de Prevención y Atención a la Violencia Familiar y Sexual de la Subdirección de Salud Mental dependiente de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY).

La psicóloga Aurora Barrera Alcocer, adscrita a este departamento, comenta que el Programa de Prevención a la Violencia se encarga de atender a mujeres de 15 años de edad en adelante que viven algún tipo de violencia: económica, física, psicológica o sexual.

“La violencia económica se da cuando el esposo controla el gasto familiar y a partir del dinero viene este ejercicio del poder violentando a la mujer. La violencia física es cuando hay agresiones al cuerpo como golpes y empujones. La violencia psicológica es la que se ejerce a través de la mente con insultos, humillaciones, desvalorización de la mujer, de su trabajo, en resumen, de todo las actividades que la mujer realiza. Y finalmente, la violencia sexual se da en la relación de pareja principalmente cuando la mujer es obligada a sostener relaciones sexuales”, explica la profesional.

Barrera Alcocer agrega que es común que cuando la mujer vive una situación de violencia, está la traslade hacia sus hijos agrediéndolos físicamente o verbalmente y que también puede reaccionar de manera violenta en contra de su pareja. Lamentablemente en algunos casos, esta situación termina mal ya sea con lesiones o en el peor de los escenarios, con la muerte violenta de alguno de ellos.

“Lo que trabajamos en los módulos y los grupos de reeducación para Víctima y Agresores de Violencia de Pareja son estas relaciones de poder y la violencia que se ejerce sobre la pareja o los hijos. Abordamos la violencia que se recibe y la reacción violenta ante la agresión. Los grupos de mujeres y hombres trabajan por separado, en este punto no cabe la conciliación. Es alejar a la víctima del agresor y brindarles atención a cada uno hasta que sus conductas les permitan reintegrarse a la sociedad y finalmente a la familia”, aseveró la psicóloga.

Patrones repetidos

Aurora Barrera puntualiza que normalmente el agresor sabe que lo que está haciendo está mal, ante esto se trabaja con él por medio de la sensibilización para que acepte la responsabilidad de sus actos y sus emociones. 

“Un hombre puede ser violento a causa de la repetición de patrones de lo vivido durante su infancia, si su padre era violento, en ocasiones esto suele repetirse. Puede darse el caso que el agresor llegue incluso a manifestar odio hacia su mujer o a sus hijos, vemos actualmente el caso de los feminicidios que son actos de odio. Esta situación en muchas veces inicia desde la etapa del noviazgo”, afirma.

Desde año pasado, el Programa implementa estrategias para la prevención de la violencia en el noviazgo por medio de talleres que constan de diez sesiones educativas.

El departamento de Prevención y Atención a la Violencia Familia y Sexual, detalla Ynes Ruz Camejo, cuenta con once módulos especializados ubicados en el Hospital General “Dr. Agustín O'Horán” y los Centros de Salud de Mérida, Kanasín, Umán, Progreso, Valladolid, Tizimín, Tekax, Ticul y Peto y, en el Hospital San Carlos de Tizimín.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios