24 de Septiembre de 2018

Yucatán

Innova Yucatán en 'reparación' de órganos

El desarrollo de la ingeniería de tejidos en el estado ha logrado aliviar a un paciente con daños en la uretra.

La tecnología tisular, es decir, ingeniería de tejidos, se está desarrollando continuamente en el CICY. (Milenio Novedades)
La tecnología tisular, es decir, ingeniería de tejidos, se está desarrollando continuamente en el CICY. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Innova Yucatán en 'reparación' de órganosCompartir en Twiiter Innova Yucatán en 'reparación' de órganos

Itzel Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En materia de ingeniería de tejidos, Yucatán destaca como uno de los estados en los que hay avances, pues con las nuevas tecnologías es posible sustituir los trasplantes por métodos que regeneran la piel de manera natural para aquellas personas que han sufrido de heridas o quemaduras graves.

A pesar de que la investigación comenzó desde hace seis años, este tipo de procedimientos ya son posibles aplicarlos en procesos médicos-quirúrgicos.

La ingeniería tisular, también conocida de tejidos, está enfocada principalmente a la reparación de algunos órganos en lugar de realizar un trasplante y hasta el momento, ya ha sido posible utilizar esta disciplina para un paciente con daños en la uretra.

En caso de que esta técnica llegue a consolidarse, será posible involucrar a pacientes mexicanos para cuando tengan problemas en la regeneración de piel, huesos, dientes, tejidos cardíacos y venas.

“Lo que se hace actualmente es quitar masa muscular de una parte del cuerpo para ponerla en la zona dañada, por ejemplo del glúteo, pero lo que pretende la ingeniería tisular es hacer crecer un tejido nuevo en donde hace falta”, expuso Fernando Hernández Sánchez, investigador titular del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY).

A las células se le agregan factores de crecimiento para que tomen las características del msmo y para ello se construyen estructuras llamadas “andamios”, que pueden ser de polímeros sintéticos bioabsorbibles, capaces de ser biodegradables dentro del cuerpo.

“Necesitamos trabajar con material que se degrade de forma paulatina mientras se forma el nuevo tejido”, describió el especialista. 

Hernández Sánchez indicó que actualmente se pueden construir “andamios” para diversos casos en menos de dos meses, y confía en que conforme pase el tiempo de investigación el período se reduzca aún más. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios