18 de Diciembre de 2017

Opinión

Las batallas de José Emilio

José Emilio Pacheco y su novela fueron parte importante para la edificación literaria de Ciudad de México.

Compartir en Facebook Las batallas de José EmilioCompartir en Twiiter Las batallas de José Emilio

En 1981 se publicó Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco, una nostálgica novela que narra el amor frustrado de Carlitos, un niño de 10 años que se encuentra enamorado de Mariana, la madre de su mejor amigo de la primaria. En las primeras lecturas se vive y disfruta lo que parece ser un sentimiento inocente, para luego adentrarnos en el trasfondo de esta historia: una sociedad que juzga y castiga fuertemente a un niño.

No culpan a Carlitos de haberse enamorado, lo culpan de no guardar la compostura, de no seguir el performance de la prudencia y lo políticamente correcto, ya que al todavía ser un infante no termina de asumir su rol en una sociedad de apariencias.

En toda la obra vemos un referente claro hacia el contexto político y social en el que tiene lugar la historia: el sexenio de Miguel Alemán Valdés, de 1946 a 1952, gobierno que se distinguió por dirigir a México hacia cambios en la industria y el comercio, que tuvo tanto impacto en las prácticas cotidianas de la sociedad en México, principalmente en las urbes. La novela de Pacheco presenta como escenario las contradicciones del México moderno.

Comenzó un proceso de industrialización y modernización que poco a poco se fue revelando para los mexicanos, a través de la aparición en el mercado de productos de empresas transnacionales, lo que conllevó a modificar prácticas sociales, como los hábitos alimenticios, ya que aparece la fast food; además, la Ciudad de México fue cobrando gran importancia para el crecimiento de la industria, se volvió atractiva, puesto que personas del campo, específicamente del interior del país, llegaron en busca de empleo y mejores condiciones de vida.

El antropólogo Oscar Lewis ofrece un cuadro vivo en lenguaje y costumbres de este fenómeno en su controversial estudio Los hijos de Sánchez (1961).

Desde esos años que empezaron a correr durante el alemanismo los relieves dejaron de estar a la vista, se cubrieron aquellas montañas y volcanes que circundan a la capital; en su lugar se empezaron a visualizar los grandes rascacielos y los edificios modernos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios