16 de Noviembre de 2018

Opinión

La lluvia ácida

El Poder de la Pluma.

Compartir en Facebook La lluvia ácidaCompartir en Twiiter La lluvia ácida

Los niveles de deterioro del ambiente que estamos alcanzando nos están llevando a resentir diversos fenómenos de contaminación y, a medida que incrementamos nuestras acciones contra la naturaleza, comenzamos a resentir varios efectos, que nos hacen daño en diversas formas. Uno de los factores climáticos que ya estamos resintiendo es la llamada lluvia ácida, que es uno de los resultados de la contaminación del aire, que denota los cambios en el medio ambiente a partir del agua de las nubes, ya que éstas adquieren diferencias por las partículas emanadas de distintos tipos de ácidos.

Esta condición climática es una de las consecuencias dejadas por la contaminación derivada de efectos del combustible una vez que se quema y también de los efectos de distintos productos químicos que se liberan al aire constantemente en distintas actividades del hombre.

Asimismo, del humo emanado de las fábricas y el que proviene de los incendios, sin olvidar el de los automóviles, pues todos contienen partículas grisáceas, las cuales son fácilmente visibles, aunque también se incluyen gases invisibles que son los más perjudiciales. Centrales eléctricas, fábricas, maquinarias y coches son los principales responsables de generar la lluvia ácida, dado que son productores de gases contaminantes, como el óxido de nitrógeno y el dióxido de azufre. Cada uno de estos gases hace reacción al estar en contacto con la humedad del aire, transformándose en ácido sulfúrico, ácido nítrico y ácido clorhídrico. Cuando la lluvia que provoca este tipo de nubes trae consigo moléculas de ácido se le llama “lluvia ácida”.

La acidez, al igual que en cualquier sustancia química, se mide a partir de la escala del pH, en estos casos se sabe que la lluvia en condiciones normales es ligeramente ácida; pero si se mezcla con gases invisibles y partículas grises, el resultado se intensifica, ampliando el grado de contaminación. De igual modo, se van conformando sustancias contaminantes secundarias como el vapor de ácido nítrico, las gotas de ácido sulfúrico y moléculas de sulfatos y nitratos, compuestos que terminan regresando al ciclo de tres maneras: como lluvia, como niebla ácida o como nubes de vapor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios