15 de Diciembre de 2018

Yucatán

Calentamiento global detona turbonadas en la Península de Yucatán

En el recién concluido mes de mayo se registraron varios de esos fenómenos en la región, incluyendo Mérida.

La turbonada del pasado viernes afectó principalmente a la zona de Pensiones, en Mérida. (Juan Albornoz/SIPSE)
La turbonada del pasado viernes afectó principalmente a la zona de Pensiones, en Mérida. (Juan Albornoz/SIPSE)
Compartir en Facebook Calentamiento global detona turbonadas en la Península de YucatánCompartir en Twiiter Calentamiento global detona turbonadas en la Península de Yucatán

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- El calentamiento global del planeta podría ser un factor que favorezca la aparición más regular y constante de turbonadas en la región de la Península de Yucatán, informó el especialista de la Conagua Ramón Arjona Crespo.

El investigador en Meteorología del Organismo de Cuenca de la Península de Yucatán de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) explicó que el término turbonada es un aumento repentino y fuerte de la velocidad del viento que suele ser asociada a tormentas, tales como lluvias, tronadas o granizadas.

"Las turbonadas se refieren a un aumento repentino y sostenido del viento durante un intervalo breve de tiempo, mínimo durante un minuto", explicó en entrevista con Notimex.

Por ejemplo, continuó, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha definido que el incremento de la velocidad del viento debe ser de al menos ocho metros por segundo y debe alcanzar una velocidad mínima de 11 metros por segundo, durante por lo menos un minuto de duración.

Las turbonadas también están asociadas a lo que los especialistas denominan los cumulonimbus, que son nubes de gran desarrollo vertical, internamente formadas por una columna de aire cálido y húmedo que se eleva en forma de espiral rotatorio.

Su base, dijo, suele encontrarse a menos de dos kilómetros de altura, mientras que la cima puede alcanzar unos 15 a 20 kilómetros de altitud y se dan de forma más regular y frecuente en las áreas con altas temperaturas, como el caso de la península de Yucatán.

Rayos, truenos y granizo

Además, continuó Arjona Crespo, en el caso de la Península de Yucatán, las turbonadas llegan acompañadas de fuertes tormentas eléctricas y granizo, lo que las hace extremadamente peligrosas.

Recordó que apenas en mayo pasado se registró una turbonada que estuvo asociada con una vaguada que afectó el municipio de Tizimín y varios puntos de la costa poniente de la entidad, por las ráfagas de viento que pasaron de 20 a más de 80 kilómetros por hora en unos instantes.

"Hablar de rachas de vientos de más de 80 kilómetros por hora, es hablar de una situación de riesgo para la población, pues fácilmente puede levantar techos de lámina, tirar algunos árboles enfermos o endebles o anuncios espectaculares", subrayó.

Además, continuó, otra particularidad de su nivel de riesgo y peligrosidad, radica precisamente en que es algo repentino e impredecible.

Hundimiento de lanchas

De hecho, indicó el especialista, esa turbonada provocó el hundimiento de unas 65 embarcaciones ribereñas varadas en los puertos de Dzilam de Bravo y San Felipe, de acuerdo con reportes de Protección Civil de Yucatán y de la Secretaría de Seguridad Pública.

Según los reportes de ese día, un fuerte viento con rachas de 50 a 80 kilómetros por hora tomó por sorpresa a los pescadores de este puerto y habitantes de la costa, provocando grandes daños a las lanchas.

En esos días, en Cancún también se reportó una tormenta eléctrica con rachas de vientos de hasta 57 kilómetros por hora, suficientes para afectar el suministro de energía en varios puntos de esa ciudad.

Los usuarios de las redes sociales expresaron su sorpresa por la intensidad de las lluvias, y aparentemente fue interrumpido el servicio eléctrico en la zona hotelera.

Temperatura en aumento

"Como se puede observar, se trata de un fenómeno hidrometeorológico digno de cuidado y si el nivel de la temperatura de nuestros suelos y mares siguen a la alza como ha sucedido en los últimos años, las turbonadas cada vez serán más frecuentes y mucho más peligrosas", advirtió.

"La realidad es que la corteza terrestre cada vez eleva más su temperatura por el llamado calentamiento global, y eso sin duda favorecerá la aparición más constante de turbonadas cada vez más fuertes y peligrosas", finalizó Arjona Crespo.

El pasado viernes una turbonada en Mérida afectó principalmente la zona de Pensiones, en el poniente de la ciudad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios