14 de Diciembre de 2017

Opinión

El cambio de uso de suelo

Yucatán ha sufrido una drástica transformación que puede impactar en el medio ambiente.

Compartir en Facebook El cambio de uso de sueloCompartir en Twiiter El cambio de uso de suelo

La naturaleza en general y los ecosistemas en particular están sometidos a constantes modificaciones. Actualmente, sin embargo, se están experimentando cambios ambientales a una velocidad mucho mayor de la normal debido principalmente a las actividades humanas.

El aumento de la población y el desarrollo tecnológico han provocado lo que se conoce como cambio global que, en mayor o menor medida, afecta a todos los ecosistemas de nuestro planeta. Junto al cambio climático y la pérdida de biodiversidad, uno de los procesos que han generado mayor preocupación en la sociedad son los cambios en los usos del suelo en un periodo de tiempo relativamente corto.

Posiblemente los cambios más conocidos en este sentido son los ocasionados por la urbanización de las zonas costeras o por la sobreexplotación de ecosistemas emblemáticos como los terrenos forestales. En fechas recientes el Estado de Yucatán ha sufrido por diversos factores un proceso acelerado de urbanización, la cual supone la transformación más drástica que puede sufrir el medio ambiente.

Numerosos trabajos han evaluado el efecto de las transformaciones de uso del suelo en las poblaciones de especies de fauna silvestre. Sin embargo, pocos tienen en cuenta simultáneamente los cambios temporales en los tipos de hábitat y en la distribución espacial de las especies sujetas a estudio.

Del mismo modo, resulta particularmente interesante evaluar el efecto de las modificaciones en los usos del suelo sobre especies cuya caza se comercializa y que, por consiguiente, suponen un importante recurso económico en áreas rurales, como ocurre en muchos lugares del sur de la Península de Yucatán.

Ya son comunes publicaciones en los medios de comunicación en donde se señala la venta exagerada de tierras ejidales que en breve tiempo son transformadas en fraccionamientos o negocios que, evadiendo toda reglamentación, manipulan el hábitat, no solicitan el cambio de uso de suelo y por si fuera poco no toman en cuenta a los habitantes de la zona en sus planes, y cuando son denunciados terminan muchas veces por cancelar su proyecto, como el caso del parque eólico de Dzilam de Bravo, que todo indica quedó en intento y que los lugareños ya no serán explotados y el ecosistema tendrá un tiempo más de conservación en la zona. Todo cambio de uso de suelo genera un recurso para el gobierno, el cual, según la ley, debe servir para reforestar nuestro país.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios