18 de Noviembre de 2018

Yucatán

Decepción en Yucatán por cancelación del Tren Transpeninsular

Empresarios dicen que era bola cantada y ya se veía venir, pero piden que continúe la rehabilitación de la vía Chiapas-Mayab.

Gráfica de Carlos Benítez
Gráfica de Carlos Benítez
Compartir en Facebook Decepción en Yucatán por cancelación del Tren TranspeninsularCompartir en Twiiter Decepción en Yucatán por cancelación del Tren Transpeninsular

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- El sector empresarial de Yucatán lamentó la cancelación del proyecto de construcción del Tren Transpeninsular, aunque “era bola cantada” y ya se esperaba; sin embargo, esperan y pugnarán porque los gobiernos federal y estatal continúen la rehabilitación de la conexión férrea Chiapas-Mayab, porque el sureste del país no puede seguir “desconectado”.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán (CCEY), y de la Canacintra en la entidad, Mario Can Marín, indicó que, si bien la medida fue parte del recorte por la caída de los precios del petróleo, para el sector empresarial local es importante que no se frene la conectividad con el centro del país, sobre todo la vía a Coatzacoalcos.

Ahora que fue ratificado un año más al frente de la Canacintra, indicó que pugnarán más porque esa vía se termine, “si se quitó para ajustar precios en el transpeninsular, en el otro el sector empresarial si va a empujar fuerte porque es la conectividad que necesita el sureste, no habría motivo para cancelar y no estarían de acuerdo, es lo que requiere Yucatán para crecer en inversión”, dijo.

El tren yucateco viajaría entre 160 y 180  kilómetros por hora y el recorrido sería de  277 kilómetros. En el día transportaría pasajeros y, por las noches, carga

Enfatizó que esa infraestructura es la manera de traer los insumos más económicos y para que puedan enviar productos y servicios para competir; porque eso no debe continuar la rehabilitación de la vía férrea Chiapas- Mayab y que se termine esa conectividad con Coatzacoalcos.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Yucatán, Alvaro Mimenza Aguiar, indicó que el anunció recién realizado por el Gobierno Federal “era bola cantada, ya se veía venir y el sector empresarial lo había platicado hace un año”.

El empresario también señaló que no está de acuerdo con la decisión de la Federación de hacer el ajuste de los más de 124 mil 300 millones de pesos en el gasto público, debería ser en el gasto corriente, no en el de inversión, pues aunque se anunció que el 65% es en el primero rubro, se puede hacer en un 100% ahí para no afectar las obras e inversiones que el país requiere.

Indicó que es un decepción la cancelación del proyecto, en el que nada tiene que ver ni el gobierno local, ni lo empresarios que tienen esperanza en que en el sur del Estado se detonen obras con inversiones que fomenten la competitividad.

El líder de la Canaco Mérida, José Manuel López Campos, expresó que la decisión  de cancelar el tren transpeninsular es una afectación a medias, que ya se esperaba luego de los efectos negativos en la economía nacional, debido a que no se trataba de un proyecto diseñado para resolver una necesidad presente.

Cancelación definitiva

Como informamos, el Gobierno Federal  canceló definitivamente el Tren Transpeninsular Yucatán-Quintana Roo como parte de un ajuste presupuestal, ante el bajo precio de los hidrocarburos y la volatilidad de los mercados, según anunció ayer el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

El funcionario dio a conocer la cancelación del proyecto como parte de las medidas de austeridad del Gobierno Federal “no solamente por el impacto en las finanzas públicas de 2015, sino por la presión en el gasto público que implicarían en los próximos años”.

Tras conocer el anuncio, el Gobierno del Estado de Yucatán emitió un comunicado para patentizar que respalda la decisión dada a conocer por la Federación, de aplazar  la construcción del tren México-Querétaro y cancelar el Tren Transpeninsular.

“El principio rector de la administración estatal ha sido y será el de tomar las mejores decisiones, aunque sean difíciles, así como actuar con transparencia y responsabilidad financiera a través de una definida política de austeridad”, explicó.

Añadió que la crisis del petróleo y el contexto de volatilidad económica a nivel internacional han generado la necesidad de hacer ajustes presupuestales y ante ello, las autoridades federales actúan responsablemente.

El 19 de septiembre de 2014, el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, dijo que las licitaciones del Tren Transpeninsular se publicarían en enero de 2015

“Es así, que el Gobierno del Estado celebra que estos ajustes permitan evitar un aumento en los impuestos o la contratación de deuda. Asimismo, reitera el respaldo a esta decisión, convencido de que lo prioritario es que México mantenga su estabilidad económica y se garantice una mejor calidad de vida para los habitantes del país”, recalcó.

Hace algunos meses, la SCT publicó los convenios marco de Coordinación de Acciones que realizaría con los gobiernos de Querétaro y Yucatán para impulsar el desarrollo de los proyectos de trenes rápidos.

El tren yucateco viajaría entre 160 y 180  kilómetros por hora y el recorrido sería de aproximadamente 277 kilómetros. En el día transportaría pasajeros y, por las noches, combustible, materiales para construcción y otras cargas.

En el Diario Oficial de la Federación, la SCT especificó que el convenio tenía como fin establecer las bases de coordinación de acciones de apoyo entre el Ejecutivo por conducto de la SCT y los estados de Yucatán y Querétaro, para coadyuvar en forma coordinada en las acciones que se requieren para impulsar la construcción, operación y explotación de ambos proyectos.

Antecedentes

Cuando la entonces candidata a la gubernatura Ivonne Ortega Pacheco reveló en una reunión con empresarios el proyecto de un tren bala en Yucatán, las expectativas de los diversos sectores a favor y en contra se pronunciaron, y aunque se habló se inviabilidad, y se crearon expectativas de la ruta, el Gobierno Gederal, encabezado entonces por Felipe Calderón Hinojosa, también le dio el visto bueno y el proyecto comenzó a tomar fuerza en 2010 y en 2011 la SCT dijo que era viable y comenzarían los estudios, pero no era a corto plazo. 

El Gobierno de Enrique Peña Nieto también validó la propuesta y luego de reuniones con el sector, se determinó que el plan original de Mérida-Punta Venado tocara Cancún y Playa de Carmen.

La SCT dijo que empezaría en 2015

  • El 19 de septiembre de 2014, en gira de trabajo por Yucatán, el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, dijo que las licitaciones para la construcción del Tren Rápido Transpeninsular, que uniría a Yucatán con Quintana Roo, se publicarían a más tardar en enero de 2015.
  • El funcionario federal precisó entonces que no había una cifra definitiva para esta obra sino hasta que se realizara el concurso; sin embargo, estimó que costaría entre 30 mil y 32 mil millones de pesos.
  • En esa visita, Ruiz Esparza confirmó que la ruta del Tren Rápido Transpeninsular será Mérida-Punta Venado, Punta Venado-Cancun y que se concluiría antes que finalice este sexenio, en 2018.

Plan fallido de su inicio

La vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Beatriz Zavala Peniche, afirmó que la cancelación del proyecto del Tren Transpeninsular, que conectaría a Yucatán con Quintana Roo, fue un plan fallido desde su inicio, pues como lo advirtió en su momento se trataba de un proyecto económicamente inviable y costoso.

Al conocerse el anuncio de la suspensión definitiva de la obra, anunciada por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, la diputada federal recordó que desde 2011, durante la administración estatal de Ivonne Ortega Pacheco, advirtió del engaño a los yucatecos, haciéndoles creer que el presidente Calderón respaldaba su proyecto de tren ligero, cuando en realidad ya había sido calificado por las autoridades federales como técnicamente inviable, tanto en su acepción de tren de carga como para transporte de pasajeros.

“A fines de 2010 nos reunimos con funcionarios de la Secretaría de Comunicación y Transporte y allí se nos indicó que el proyecto de tren ligero no era viable dadas las condiciones económicas y de infraestructura que prevalecen en el sureste de la República”, dijo. 

Agregó que durante cinco años, las autoridades estatales construyeron un mito que aumentó con el paso del tiempo y que inclusive, se transformó en un compromiso presidencial durante el proceso electoral de 2012, a sabiendas de que no existían las condiciones necesarias para un proyecto de esa envergadura.
“¿Y dónde acabó el ‘amigo de los yucatecos’ que nos prometió el tren?”,expresó. 

Indicó que un proyecto de tal envergadura no podría plantearse de forma tan superficial razón por la cual la sociedad civil planteó sus dudas e inquietudes en foros organizados, entre ellos, uno realizado en la Universidad Marista, al que asistieron varias autoridades del ramo, ex gobernadores y académicos.

“Lo advertimos, y por ello señalamos que la ex gobernadora le cambió varias veces el nombre: Primero fue tren bala, luego pasó a tren rápido, luego a tren ligero y ahora sí, es un tren pluma que ya se esfumó”, puntualizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios