18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Cantar les devuelve la fuerza y les quita el miedo

Rosa Ureña y Julián Pérez decidieron casarse en su vejez, tras ver realizadas a sus respectivas familias.

Rosa y Julián tienen siete años de casados. (SIPSE)
Rosa y Julián tienen siete años de casados. (SIPSE)
Compartir en Facebook Cantar les devuelve la fuerza y les quita el miedoCompartir en Twiiter Cantar les devuelve la fuerza y les quita el miedo

SIPSE.com
PROGRESO, Yuc.- A Rosa y Julián cantar les revitaliza, pues en esos instantes cuando sus voces se elevan, nuevamente se sienten fuertes, sin miedos y con sus sueños renovados.

Se trata de Rosa Ureña Chío, de 71 años de edad, y Julián Pérez, de 84, pareja de progreseños casados desde hace siete años, quienes forman parte de uno de los Clubes del Adulto Mayor, que son coordinados por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Yucatán.

“Somos buenos compañeros. Cada quien hizo su vida, creció a sus hijos y tenemos nietos. Ahora en la vejez nos acompañamos y nos cuidamos”, indicó la señora Ureña.

Ella tiene cinco hijos, 10 nietos y dos bisnietos, mientras que él, tres hijos y nueve nietos, por lo que ambos reciben la visita de sus descendientes y comparten su vida. Don Julián fue pescador y actualmente subsiste de una modesta pensión y doña Rosa es ama de casa.

Ahora en la vejez ambos han reencontrado el entusiasmo y las energías para dedicarse a actividades que les aportan nuevas experiencias, pues desde hace casi un año entraron a formar parte del Club del Adulto Mayor de Progreso, donde a través de talleres y cursos se brinda a los senescentes la oportunidad de capacitarse y desarrollar nuevas habilidades para enriquecerse como personas.

La pareja fue entrevistada en el marco de los festejos por el Día Nacional del Adulto Mayor, durante su participación en las actividades del Club, las cuales dijeron disfrutar mucho porque representan una oportunidad para demostrar lo que aprenden, además de convivir con más personas.

Doña Rosa y don Julián tienen afición por la música, les gusta cantar e intervienen activamente en el taller del área que ofrece personal del DIF. 

Ahí los beneficiarios ponen toda su energía para aprender y preparar las canciones que luego con orgullo y deleite presentan en diversos eventos.

Diagnosticado con Alzheimer desde hace unos años, don Julián se transforma con la música y su entusiasmo se contagia.

Con seriedad

Don Julián toma con seriedad el canto y cuando falta a los ensayos a causa de alguna complicación, reconoce que por disciplina no debe participar en la presentación.

Doña Rosa, además de cantante es una entusiasta jugadora de dominó e incansable promotora de los derechos de las personas de la tercera edad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios