25 de Junio de 2018

Yucatán

Celebra Monseñor Berlie su arzobispado

El prelado destaca que Dios ha bendecido a Yucatán con 113 sacerdotes.

Miembros del Presbiterio almorzaron con Mons. Berlie Belaunzarán, y lo felicitaron por su labor. (Christian Ayala/SIPSE)
Miembros del Presbiterio almorzaron con Mons. Berlie Belaunzarán, y lo felicitaron por su labor. (Christian Ayala/SIPSE)
Compartir en Facebook Celebra Monseñor Berlie su arzobispadoCompartir en Twiiter Celebra Monseñor Berlie su arzobispado

M. Chan/C. Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán celebró ayer con un almuerzo y la ordenación de dos diáconos transitorios 18 años de haber iniciado su ministerio pastoral como Arzobispo de la Arquidiócesis de Yucatán.

El almuerzo se celebró a las dos de la tarde en el Seminario Menor “San Felipe de Jesús” (Seminario Menor) y estuvieron presentes parte del clero yucateco, entre los que se encontraban el rector del Seminario, Pbro. Jorge Antonio Laviada Molina; el vicario general, Mons. Joaquín Vázquez Ávila; el Pbro. Jorge Martínez Ruz, así como Carlos Rubén Pérez Castillo,  Gran Caballero del Consejo 2109 “Don Francisco de Montejo” de los Caballeros de Colón.

En entrevista, Monseñor Berlie Belaunzarán manifestó que son 18 años de agradecimiento a Dios porque han transcurrido con un trabajo pastoral muy satisfactorio.

“En estos 18 años he tenido la oportunidad  de ordenar 113 sacerdotes, que es la satisfacción más grande porque es un hecho divino que transforma y cambia sustancialmente la vida de un ser humano, es una experiencia trascendental”, indicó.

Respecto a la vida consagrada, el Arzobispo destacó que en este tiempo al frente de la Iglesia de Yucatán se ha construido los monasterios de las Carmelitas, de las religiosas Dominicas y el de las Adoratrices.

Agregó que también se concretó la edificación del Seminario Menor, el Centro Cristo Misionero y la iglesia de Cristo Resucitado.

Monseñor Berlie Belaunzarán dijo que cuando llegó a Yucatán no existía la Universidad Marista, pero se fundó un año después de su arribó; luego se unió la Universidad del Mayab, así como varias facultades, todas fortaleciendo la presencia de la Iglesia.

Monseñor Berlie dijo que este año la Arquidiócesis inició su etapa de conversión, de acuerdo con el Plan Diocesano de Pastoral, luego de 15 años de peregrinar y fincar el encuentro de la comunidad con Cristo.

Ordenan diáconos

El Arzobispo ordenó como diáconos transitorios a Saúl Abraham Che Chi, de Chichimilá, y a Rigoberto Alfonso Cruz Araujo, de Mérida, en la Catedral para ser de ahora en adelante siervos de Dios, de la comunidad y de la Iglesia.

“El Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar la vida por la redención de todos. Mediten cada día esta consigna de Jesús y les servirá para no perder de vista lo realmente importante en su ministerio diaconal. Decía San Ignacio de Antioquía: Los diáconos son imitadores de Cristo porque ellos son los servidores del obispo, como Cristo es el servidor de Dios Padre, por eso en ellos ha sido confiada la diaconía de Cristo”, expresó el prelado en su homilía.

A este acto de compromiso con el Pueblo de Dios asistieron decenas de fieles, entre presbíteros, miembros del Cabildo, religiosas, seminaristas, diáconos y feligreses fueron testigos de esta solemne ceremonia.

Luego de la imposición de manos, los nuevos servidores de la Iglesia Universal proclamaron sus votos de obediencia, castidad y pobreza,  con los cuales asumieron la responsabilidad de vivir su ministerio bajo la guía del espíritu santo y de ser fieles transmisores de la palabra de Dios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios