22 de Septiembre de 2018

Yucatán

Mancha urbana ya se 'tragó' 150 cenotes y cuevas

Ante el crecimiento de Mérida algunas de las 150 estructuras resienten efectos negativos; propuestas para mejorar situación.

Debido a que no hay un problema de vigilancia que ocupe a todos los cenotes y cuevas de Mérida, una de las propuestas es establecer un programa de educación ambiental para contrarrestar vandalismo, contaminación y otros problemas. (SIPSE)
Debido a que no hay un problema de vigilancia que ocupe a todos los cenotes y cuevas de Mérida, una de las propuestas es establecer un programa de educación ambiental para contrarrestar vandalismo, contaminación y otros problemas. (SIPSE)
Compartir en Facebook Mancha urbana ya se 'tragó' 150 cenotes y cuevasCompartir en Twiiter Mancha urbana ya se 'tragó' 150 cenotes y cuevas

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Especialistas en espeleología han identificado por lo menos 150 cenotes y cuevas que han sido absorbidos por el crecimiento urbano del municipio, algunos de los cuales resienten los efectos de la contaminación y el vandalismo.

El investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán, Carlos Evia Cervantes, indicó que si bien existen leyes y reglamentos que buscan conservar ese tipo de sitios, no hay en los hechos un programa de vigilancia.

Durante el IV Simposio sobre Patrimonio Cultural en Mérida en el Centro Cultural Olimpo, el especialista reconoció que es muy complicado vigilar todas las cuevas y cenotes que hay en la capital yucateca.

Consideró que lo más conveniente sería establecer programas de educación ambiental, en especial en las escuelas de nivel básico de la entidad.

“Lo ideal sería promover la cultura del cuidado al medio ambiente en las aulas, desde pequeños, para que sea la propia población la que ayude a conservar esos sitios, algunos de los cuales albergan especies endémicas de flora y fauna”, subrayó.

Los más importantes, a salvo

Destacó que por fortuna, muchos de los cenotes más importantes del municipio están bajo resguardo del gobierno federal, como el caso del ubicado en la zona arqueológica de Dzibilchantún y el denominado “Pikit-Be”, en los terrenos del aeropuerto internacional de Mérida.

Este último, abundó, es el más largo de la capital yucateca con una extensión de más de 700 metros, y en ambos extremos tiene accesos, aunque la entrada al sitio está restringida y se requiere de permisos especiales para entrar.

El investigador de la Facultad de Antropología también habló de los cenotes y cuevas que en el pasado fueron escenario de espectáculos con poder de convocatoria y que hoy han pasado al olvido, como el caso del que se ubica en el Centro de Espectáculos “Tulipanes”.

Ahí se hacían eventos relacionados con los sacrificios mayas, pero hoy el sitio ya está cerrado al público, por lo que podría ser objeto de un rescate para devolverle el uso que por muchos años tuvo.

De igual modo, comentó que es muy probable que existan más cenotes y cuevas de las 150 que han logrado identificarse, muchas de las cuales aún están por descubrirse y otras de las que se desconoce de su existencia porque están dentro de predios particulares.

“Desafortunadamente, muchas de las cuevas y cenotes que están en predios particulares, no son reportados por sus dueños y éstos no permiten el acceso a especialistas, ya que los usan como sitios para depósitos de aguas negras”, finalizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios