19 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Ciencia ficción yucateca?

Conoce los antecedentes de la literatura de ciencia ficción en Yucatán.

Compartir en Facebook ¿Ciencia ficción yucateca?Compartir en Twiiter ¿Ciencia ficción yucateca?

Ahora que el género literario de la ciencia ficción está tan en boga debido a la nueva adaptación cinematográfica de una novela de Philip K. Dick y a que en el Centro Cultural Regional del Sureste durante todo octubre habrá un ciclo de cine con dicha temática, conviene hacer la siguiente aseveración: ¡La ciencia ficción mexicana nació en Mérida!

El primer antecedente se remonta a 1775, con el canónigo Manuel Antonio de Rivas y su cuento Sizigias y cuadraturas lunares ajustadas al meridiano de Mérida de Yucatán por un anctítona o habitador de la luna… (el nombre completo es larguísimo). El relato del fraile franciscano fue descubierto en 1959 por Pablo González Casanova y clasificado dentro de la ciencia ficción por Ross Larson en 1973.

Muchos dudan de que en el último cuarto del siglo XVIII haya sido posible que alguien escribiera una auténtica obra de ciencia ficción, pues si acaso, se trataría de protociencia ficción. Por ello, Sizigias y Cuadraturas Lunares resulta difícil de clasificar, pues si bien presenta el esqueleto típico de un cuento filosófico a la manera del “Micromegas” de Voltaire, sus órganos constitutivos ya muestran las características de la ciencia ficción moderna: búsqueda de verosimilitud científica, cálculos geográficos, físicos y astronómicos, extraterrestres, sátira social y una velada utopía ilustrada.

De hecho, el fraile Rivas estuvo a punto de extinguirse cuando el tribunal de la Inquisición trató de procesarlo por difundir la teoría heliocéntrica de Copérnico y otras ideas heréticas (científicas). Teniendo este registro literario del siglo XVIII, no es sino hasta el siglo XX que encontramos cómo la semilla germina en lo que, según los especialistas, sería la primera novela mexicana de anticipación o de ciencia ficción como tal: Eugenia (esbozo novelesco de costumbres futuras).

Escrita en 1919 por el médico siquiatra de origen cubano Eduardo Urzaiz Rodríguez, la historia transcurre en Villautopía, capital de la Subconfederación de Centroamérica, en el año 2218, ciudad en la que las autoridades ejercen un control absoluto sobre la sociedad mediante la eugenesia, es decir, la manipulación genética de rasgos hereditarios con fines evolutivos. Pese a lo anterior, en la actualidad pocos narradores locales han abordado el género, a pesar de que es uno de los más populares tanto en el cine como en la literatura, sin dejar de lado los cómics. La respuesta sólo yace, tal vez, en el futuro…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios