20 de Julio de 2018

Yucatán

Investigadores de Yucatán, tras el misterio del 'Perdido'

Personal del Cinvestav Mérida coordina cruceros oceanográficos en aguas profundas tras los rastros de un gran derrame de petróleo.

En conferencia de prensa, investigadores del Cinvestav Mérida anunciaron que coordinarán los cruceros oceanográficos que realizarán estudios en la Plataforma de Yucatán y la zona de aguas profundas conocida como 'Perdido', en el Golfo de México. (Notimex)
En conferencia de prensa, investigadores del Cinvestav Mérida anunciaron que coordinarán los cruceros oceanográficos que realizarán estudios en la Plataforma de Yucatán y la zona de aguas profundas conocida como 'Perdido', en el Golfo de México. (Notimex)
Compartir en Facebook Investigadores de Yucatán, tras el misterio del 'Perdido'Compartir en Twiiter Investigadores de Yucatán, tras el misterio del 'Perdido'

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Investigadores de la Unidad del Cinvestav Mérida coordinarán los cruceros oceanográficos que realizarán los estudios en la Plataforma de Yucatán y la zona de aguas profundas conocida como “Perdido”, en el Golfo de México, informó su director, Romeo de Coss Gómez.

En conferencia de prensa, especificó que el fondo general para desarrollar el proyecto “Plataformas de Observación Oceanográfica, línea base, modelos de simulación y escenarios de la capacidad natural de respuesta ante derrames de gran escala en el Golfo de México” es de mil 500 millones de pesos.

La inquietud de realizar este análisis minucioso, a partir de este año y hasta el 2020, tiene su origen en el acontecimiento ocurrido el 20 de abril de 2010, en la plataforma Deep Water Horizon (DWH), operado por la compañía petrolera BP, la cual colapsó y generó un derrame de hidrocarburos, informa Notimex.

Este, recordó, fue un derrame de grandes proporciones que duró tres meses y por el que se vertieron más de tres millones de barriles de crudo en el Golfo de México.

Por lo tanto, precisó, “el gobierno de México constituyó una comisión intersectorial para dar seguimiento al derrame y definir estrategias de contingencia, donde investigadores del Cinvestav Mérida estuvimos presentes”.

“Se conformó un grupo de trabajo con investigadores bajo la coordinación del Instituto Nacional de Ecología (INE), actualmente Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), y el Cinvestav Mérida estuvo a cargo de la ejecución de los cruceros de 2010 a 2012”, detalló.

A raíz de todo este proceso, mencionó De Coss Gómez, se presenta un proyecto al consorcio conformado por seis instituciones académicas y una empresa privada, que son el Centro de Investigaciones Científicas y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) y el Centro de Investigación de Estudios Avanzados (Cinvestav)–Unidad Mérida.

Asimismo, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (Cidesi), Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático y la empresa Baja Innova S.A.

Mediciones físicas, químicas y biológicas

En su turno, la investigadora Leopoldina Aguirre Macedo, quien es coordinadora del grupo de investigadores del proyecto por parte del Cinvestav, especificó que se tiene como principales objetivos las mediciones físicas, químicas y biológicas para establecer el estado actual y vulnerabilidad del gran ecosistema que es el Golfo de México.

“Para ello las líneas de investigación que se van a seguir son en primer lugar la construcción de plataformas de observación oceanográficas, aparatos que van a medir el pulso diario del Golfo de México en tiempo real, la intención es básicamente que se pongan en el mar y nos den datos de corrientes, temperatura, salinidad”, señaló.

Además de establecer todos los modelos numéricos que van a colectar las plataformas y estos a su vez permitirán, dijo, simular lo que pasa en tiempo real en el Golfo de México.

Aguirre Macedo también destacó que se generará y utilizará tecnología de vanguardia para observar el océano de una forma continua, por medio de un prototipo de robot, que incluso se pueda patentizar y comercializar en un futuro.

“Se ha contemplado construir modelos físicos, biogeoquímicos y de transporte de hidrocarburos que incorporen procesos de intemperización y generen mapas de riesgo, tiempos de arribo y estimación de impactos en forma eficiente y tomando en cuenta las características de los hidrocarburos y la posición y profundidad de los posibles derrames”, agregó la especialista.

“El grupo de 80 investigadores en total de todas las instituciones vamos a desarrollar en el Polígono de la zona norte frente a Tamaulipas otros cruceros para extraer de aguas profundas para conocer las condiciones y establecer qué hay y poderlo conservar”, dijo.

Esta zona, añadió, se va a supervisar dos veces por año, “una en secas y una en lluvias para establecer la variabilidad estacional del sistema que nos permita hacer modelos más precisos para saber hacia dónde se dirige el petróleo en caso de un derrame”.

“Vamos a tomar datos durante los cruceros de la fauna y flora, se ha decidido ponerle a mamíferos y tortugas marinas transmisores satelitales para seguirlos y saber cuál es la vulnerabilidad de estos animales en el océanos, así como estudiar la afectación a las grandes pesquerías”, resaltó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios