21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Clausuran Año de la Vida Consagrada

Los hombres y mujeres religiosos son un ícono de la Iglesia, aseguró el Pbro. Óscar Viñas, titular de la Vicaría de la Vida Consagrada.

La Iglesia dedicó un año para meditar sobre la vida consagrada. Imagen de dos fieles en la catedral de Mérida. (Milenio Novedades)
La Iglesia dedicó un año para meditar sobre la vida consagrada. Imagen de dos fieles en la catedral de Mérida. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Clausuran Año de la Vida ConsagradaCompartir en Twiiter Clausuran Año de la Vida Consagrada

Jorge Euán/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El próximo 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, la Iglesia clausurará el Año de la Vida Consagrada, recordando que los carismas de las diferentes órdenes religiosas son el corazón que impulsa la misión evangelizadora del Pueblo de Dios.

Al respecto, el Pbro. Óscar Viñas, titular de la Vicaría de la Vida Consagrada, comentó que en la Arquidiócesis de Yucatán existen órdenes, congregaciones, institutos, comunidades y asociaciones de vida apostólica, las cuales realizan diferentes actividades al servicio de la Iglesia.

Indicó que actualmente laboran en Yucatán 52 congregaciones femeninas, integradas por 550 religiosas y 17 masculinas, conformadas por 100 varones.

“La vida consagrada es un llamado del Señor para vivir de un modo profético la libertad, es decir, la libertad que va unida al testimonio y a la fidelidad”, comentó.

Manifestó que en la recta final del Año de la Vida Consagrada, la Iglesia invita a los religiosos a vivir con pasión el presente, “ya que los religiosos somos el verdadero presente de la Iglesia en Yucatán, ya que muchísimas obras apostólicas, misioneras, están encabezadas por la Vid Consagrada” 

Señaló que los hombres y mujeres consagrados son un ícono de la Iglesia, de María, de la maternidad de la Iglesia, ya que es la esposa de Jesucristo.

Pulmones

En enero de 2015, el Papa Francisco dedicó ese año como un tiempo de gracia para la vida consagrada: “uno de los pulmones de nuestra madre, la Iglesia es que tengamos memoria, vivir con memoria nuestra vocación, que vivamos con pasión el presente, de vivir con alegre esperanza el futuro”.

En su momento, el Arzobispo de Yucatán, Mons. Gustavo Rodríguez Vega pidió a los consagrados a “nunca olvidar ese enamoramiento, ese encantamiento, ese modo, ese momento en que el señor les habló a cada uno”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios