24 de Septiembre de 2018

Yucatán

Envejecer no significa perder dignidad

Ningún ser humano debe sentirse indigno por estar anciano, por una jubilación o por su historia personal.

Algunos abuelos y abuelas tienen algunas ideas y sentimientos equivocados y negativos que nos hacen pensar -y sentir- que al envejecer vamos perdiendo dignidad. (SIPSE)
Algunos abuelos y abuelas tienen algunas ideas y sentimientos equivocados y negativos que nos hacen pensar -y sentir- que al envejecer vamos perdiendo dignidad. (SIPSE)
Compartir en Facebook Envejecer no significa perder dignidadCompartir en Twiiter Envejecer no significa perder dignidad

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Platicando con los abuelos acerca de “valores humanos”, decíamos que todos, sin excepción, son necesarios para el pleno desarrollo y felicidad de la persona. Pero hay algunos valores que son imprescindibles y de gran ayuda durante el proceso de envejecimiento.

Hoy hablaremos del valor humano por excelencia: la Dignidad Humana, en clave de envejecimiento.

Primero definamos qué es la dignidad humana, en términos genéricos:

“Dignidad es el valor supremo, irrenunciable e inviolable, propio de todo ser humano, independientemente de su edad, raza o condición social; sexo, ideas políticas o religiosas”.

Todos somos dignos e importantes, por el mismo hecho de ser personas. Sentirse digno es un signo claro de salud emocional.

Ahora bien, analizando esta definición en clave de envejecimiento, descubrimos que muchas abuelas y abuelos tienen algunas ideas y sentimientos equivocados y negativos que nos hacen pensar -y sentir- que al envejecer vamos perdiendo dignidad. 

Por consecuencia, estas ideas negativas nos generan sentimientos de inseguridad, de minusvalía e infelicidad en la medida en que vamos envejeciendo.

Veamos por ahora tres ideas erróneas que vienen ligadas a sentimientos negativos que nos hacen sentir indignos e infelices:

Ideas negativas de la vejez

  • Idea negativa de la vejez, que la ligamos con sentimientos de tristeza y soledad. 
  • Idea negativa de la jubilación, ligada comúnmente a sentimientos de ociosidad, improductividad e inutilidad.
  • Idea negativa de nuestra persona e historia, la cual ligamos con sentimientos de insatisfacción, incluso de fracaso y, muchas otras, con sentimientos de culpa por lo que no hicimos o por lo que hicimos mal en nuestro pasado.

En conclusión, dignidad humana en clave de envejecimiento es el valor supremo e irrenunciable del que gozan todos los adultos mayores, sin excepción, que sea como haya sido nuestro pasado y a pesar de todas las limitaciones propias de la edad, nos da la certeza de que somos valiosos e importantes, con todo derecho -y oportunidad- a seguir viviendo dignamente felices.- Antonio Alonzo Ruiz, psicólogo. [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios