21 de Noviembre de 2018

Opinión

Las Coreas

Una buena noticia parece que ha pasado desapercibida en nuestro país, se trata del acercamiento entre las Coreas del Sur y el Norte.

Compartir en Facebook Las CoreasCompartir en Twiiter Las Coreas

Inmersos en las campañas (sin el “pre”) políticas, una buena noticia parece que ha pasado desapercibida en nuestro país, quizá por su lejanía o porque las buenas nuevas ya no causan impacto, ante el cúmulo de información que privilegia la inseguridad y los chismes de personajes y celebridades. Se trata del acercamiento entre las Coreas del Sur y el Norte.

Esa península, que fuera colonia de Japón y luego invadida en 1945 por la URSS y Estados Unidos al finalizar la II Guerra Mundial, se vio envuelta en un conflicto con duración de tres años (1951-1953) y con un armisticio se acordó su división en el Paralelo 38, única frontera de la llamada Guerra Fría que sigue vigente, dejó regímenes polarizados, en el Norte, con un sistema comunista, y el Sur, con un gobierno tutelado por Estados Unidos.

Desde entonces no han cesado las discrepancias entre Pyongyang y Seúl, de hecho, de cuando en cuando escala el conflicto latente por el programa para desarrollar armas nucleares del Norte, pero la semana pasada se dieron señales que hacen pensar que no es tan difícil alcanzar una paz duradera entre las dos Coreas.

La noticia es que se anunció que ambas naciones desfilarán bajo una misma bandera en los Juegos Olímpicos de Invierno, lo que confirma que el deporte abona más para la paz y el entendimiento entre naciones que los organismos internacionales creados más para el lucimiento de jefes de Estado en foros mundiales. Para Corea del Sur, este incipiente diálogo intercoreano, iniciado durante una reunión de ministros de Exteriores en Canadá, puede llevarlos a discutir una resolución pacífica al tema nuclear, que ha orillado a Donald Trump a presumir de tener un “gran botón nuclear”, en un nuevo intercambio de amenazas con el líder norcoreano Kim Jong-un

Al respecto, en septiembre de 2017, México expulsó al embajador de Corea del Norte en nuestro país, en protesta por las pruebas nucleares de su nación, que consideraba “una grave amenaza para el mundo”. El diplomático norcoreano consideró que México tomó una medida “ignorante” al declararlo persona non grata. Pero ante este diálogo abierto entre las Coreas, que no es cosa menor, también debería haber un pronunciamiento del gobierno, ¿o esperará línea del vecino del norte? O quizás esté ocupado en concretar la compra de misiles para la Marina.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios