18 de Septiembre de 2018

Opinión

"A cuidar palmeras"

Organismos públicos de Yucatán gastan más de 500 millones de pesos por desempeñar un trabajo sin impacto social

Compartir en Facebook "A cuidar palmeras"Compartir en Twiiter "A cuidar palmeras"

A mediados de los años 80, hubo un comandante de la Novena Zona Naval de Yucalpetén que acostumbraba castigar a los oficiales bajo su mando que consideraba no cumplían satisfactoriamente sus deberes haciéndoles pasar el día bajo una palmera, exhibidos ante el demás personal.

Ese castigo no previsto en los reglamentos y que el vicealmirante Mario González Laines aplicaba con la frase “¡anda, anda a cuidar tu palmera!”, no sólo denigraba a los que sufrían tales vejaciones sino también al jefe naval, pues una definición del Don de Mando refiere que es “el arte de persuadir y disuadir a las personas de tal manera que se obtenga de ellas su obediencia, confianza, respeto y cooperación leal y en forma voluntaria para el cumplimiento de una determinada misión”.

El caso de aquellos marinos oficiales, que no devengaban el sueldo que recibían de la nación, ya que no hacían nada en horas de faenas, se asemeja al de los seis organismos públicos de Yucatán que gastan más de 500 millones de pesos por desempeñar un trabajo sin impacto social (Milenio Novedades 31-VII-07), según el politólogo Uuc-Kib Espadas Ancona.

En el asunto de esas instituciones locales (Congreso, Tribunal Electoral, Codhey, Iepac, Inaip e Instituto para la Igualdad entre Hombres y Mujeres) no hay palmeras para asignárselas a los funcionarios, y tampoco es el caso, porque lo que falla es otra máxima militar: “Mandar y ver que se cumpla”, acción que corresponderá a las contralorías internas en proceso de formarse, pero se anticipa que ante la falta de autonomía servirán “para dos cosas”, porque hacerlas eficientes será difícil. Ya hay peticiones de que se redefina su presupuesto y que haya una depuración.

Hacer ese tipo de señalamientos a instituciones y servidores públicos no es cosa menor, porque es importante que el ciudadano alce la voz contra quienes incumplen su responsabilidad y sus obligaciones y que no obstante reciben un sueldo más que decoroso al que usted y yo contribuimos. Cualquiera puede hacer una lista y agregarla a la de los seis organismos mencionados arriba. Yo añadiría en primer término a la Dirección de Transporte del Estado, por obvias razones.

¿Usted, a cuáles agregaría?

Anexo "1"

Reconocimiento

Por cada Laines había muchos mandos que reconocían el trabajo del personal bajo sus órdenes, en particular de los de Escala de Mar, y en reciprocidad recibían lealtad, respeto y hasta admiración.

 En julio de 2016, durante la ceremonia de retiro de varios almirantes, uno de ellos, con casi 50 años de servicios, dice en voz en off durante un video difundido por la Secretaría de Marina (https://youtu.be/6ju5n7106dk): "Realmente los mandos nos debemos a los subordinados, si no fuera por la dedicación, por el espíritu de servicio, por el espíritu de trabajar en equipo y su voluntad de servir a México, no sería posible que nosotros cumpliéramos con nuestro trabajo".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios