17 de Octubre de 2018

Opinión

"Venta de uniformes"

La venta de uniformes, insignias y equipos militares sin control no es nueva. Se practica en casi todas las ciudades.

Compartir en Facebook "Venta de uniformes"Compartir en Twiiter "Venta de uniformes"

La venta de uniformes, insignias y equipos militares sin control no es nueva. Se practica en casi todas las ciudades. Cualquiera, sí, cualquiera puede adquirir desde una gorra, una placa y hasta un uniforme completo (apócrifo, por supuesto) de la Marina o del Ejército. Y es que, a pesar de su prohibición legal, no hay regulación en la fabricación y venta por parte de civiles, que suplen una carencia en ciudades con mayor presencia de fuerzas armadas que demandan todo tipo de artículos navales y militares, ya que muchas insignias no se las ministran, y a veces hay que reponerlas por pérdida o deterioro.

Las tiendas especializadas en la venta de artículos militares ignoran que el artículo 250 bis del Código Penal Federal castiga la falsificación de uniformes y divisas de las fuerzas armadas o de cualquier institución de seguridad pública con pena de 5 a 12 años de prisión y multa; tampoco exigen identificación a quienes adquieren esos artículos, a pesar de que el Código tipifica como usurpación de funciones el uso indebido de condecoraciones, uniformes, grados jerárquicos, divisas, insignias y siglas.

Así, la venta de todo este equipo, hasta en redes sociales y tianguis (como publicó Milenio Novedades el martes pasado), no es asunto menor, porque la delincuencia organizada utiliza uniformes originales o apócrifos de las fuerzas de seguridad y hasta de la Sedena y Semar para operar con impunidad. En algunas entidades se les ha detenido hasta con vehículos clonados.

Pero hay un hecho que también soslayan las autoridades: el uso indebido de uniformes. En retenes carreteros o en la ciudad se puede ver a policías estatales y/o municipales uniformados como soldados, a veces visten el verde olivo, el de campaña (camuflaje) o el pixeleado, incluido casco y armas larga y corta. Hasta donde sabemos, sólo personal de las fuerzas armadas está autorizado a portar los uniformes reglamentarios.

En diciembre de 2015, en la 39a Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, se acordó que las policías municipales y estatales y las empresas de seguridad privada no utilicen vehículos y uniformes con colores, imágenes o diseños similares a los del Ejército o la Armada, para evitar que sean confundidos con soldados y marinos.

“La investidura de nuestras fuerzas armadas es símbolo de orgullo, reconocimiento y confianza entre los mexicanos. Por ello, el objetivo de este acuerdo es distinguir a los integrantes de las fuerzas armadas”, dijo en esa ocasión el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Pero el acuerdo no se cumple.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios