12 de Diciembre de 2017

Opinión

Las expectativas

¿Qué tiene que hacer el PAN de Yucatán para no perder el capital político de Mauricio Vila?

Compartir en Facebook Las expectativasCompartir en Twiiter Las expectativas

El panismo yucateco requiere de prontas decisiones si de verdad quiere ser un partido competitivo y con buenas propuestas para 2018. ¿Cuáles son los escenarios luego de los últimos acontecimientos que han enfrentado –nada nuevo- al Comité Estatal y al Comité Municipal del PAN?

  1. Hoy un grupo de panistas exige del alcalde de Mérida, Mauricio Vila Dosal, una señal muy fuerte para asumir el liderazgo de quienes se sienten agraviados por las acciones de Raúl Paz en el seno de la Comisión Permanente. Otros piden sacrificar al hijo pródigo “Chucho Pérez Ballote”, pero quizá no sea suficiente, pues también deberá poner los ojos en nuevos operadores políticos que no le causen tantos problemas con la militancia ni descarrilen su proyecto a la gubernatura.
  2. El grupo de “panistas de a pie”, a quienes el tiempo les está dando la razón en los señalamientos que hacen a su dirigente municipal, Jesús Pérez, tiene que pasar de las críticas a las propuestas, cuidar entre ellos a su instituto político de los extricolores que quieren acaparar al PAN de Mérida y vigilar que su lucha no legitime proyectos personales que desvíen su objetivo que es su partido. Figuras como Mauricio Díaz Montalvo, Renán Barrera y regidores afines a Rommel Uribe Capetillo no logran abonar a la unidad y hoy, flotando como corchos sin importar la condición de las aguas, un día sí y otro no, apuestan por sus intereses.
  3. Por último, los panistas de la vieja guardia como Patricio Patrón, convertido en el nuevo “mahatma” en las redes sociales, que ante los arrebatos y excesos de Raúl Paz sólo atina a decir que hoy el PAN es lo mismo que el PRI, pero no es capaz de advertir que lo poco bueno que tiene el panismo, la alcaldía de Mérida, está a punto de perderse por las divisiones internas.

Tiene razón Patricio Patrón: el panismo yucateco, perdido, extraviado, se asemeja a la cruzada de Ivonne Ortega que acusa “un abandono de la dirigencia que sólo puede ser subsanado con mayor apertura, autonomía de los comités estatales y municipales, fortalecimiento de sectores y organizaciones y reconocimiento pleno a los adherentes para reconformar la base institucional priista”.

Desde la perspectiva de Ivonne, la dirigencia nacional del partido está alejada de la militancia y eso ha provocado que el PRI pierda cada vez más en elecciones. Y peor aún si propone como candidatos o candidatas a exfuncionarios que cuando estuvieron en el poder no dieron los resultados esperados y figuras emergentes sin arraigo en la sociedad ni la madurez que da una carrera sólida.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios