16 de Noviembre de 2018

Opinión

Generación XXVI

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Generación XXVICompartir en Twiiter Generación XXVI

El pasado sábado 18 del presente, se llevó a cabo la ceremonia de graduación de los alumnos integrantes de la vigesimosexta generación de licenciados en Administración del prestigiado Centro de Estudios Superiores CTM; fue un evento en el cual alumnos de esta importante área de negocios recibieron del director general del plantel y maestros las respectivas constancias que los acreditan como pasantes de la carrera.

La esencia de la administración consiste en el empleo de los recursos con los que se cuenta y mediante su asignación y optimización conseguir el logro de las metas. Por consiguiente, siempre es grato para un maestro de esta área mirar que sus estudiantes conquisten de manera gradual sus objetivos profesionales, pues son muchos los  recursos empleados por las familias para el financiamiento de la profesión de uno de sus integrantes y ver prácticamente culminada esta meta trae como mensaje una optimización adecuada de los mismos.

Es importante destacar el rol de un profesional del área de la administración, debido a que en su trabajo y decisiones recaerá el futuro
de instituciones, empresas y particulares. Eso pone de manifiesto la necesidad de una clase profesionista competitiva, incluyente, proactiva, ética, autocrítica y orientada a la responsabilidad social.

Por otro lado, el mundo de los negocios, así como los mercados actuales y emergentes, tiene como cualidades la especialización, volatilidad y la necesidad de tomar decisiones de manera ágil y precisa; por lo que, en la medida de sus posibilidades, el profesionista debe considerar el estudio de maestrías y doctorados como parte de su horizonte profesional.

El ser profesionista es un gran privilegio, debido a que si se reflexiona sobre el número de estudiantes que iniciaron junto a nosotros la primaria y se compara con los que finalizaron una carrera, podemos notar que pocos fuimos los elegidos.

Aprovecho para agradecer de manera profunda y sincera a los alumnos el haberme concedido el honor de fungir como padrino de la
generación XXVI, hecho que sin duda recordaré con muchísimo cariño.

Les felicito y exhorto a ir con todo hacia el siguiente paso que es obtener el título; no olviden que en la vida el éxito se otorga no a quien más lo quiere sino a quien más lo busca; siempre luchen por vencer los obstáculos que la vida les presentará a diario y no dejen de creer en ustedes, pues la única persona que les puede derrotar es la que miran en el espejo ¡Enhorabuena!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios