12 de Diciembre de 2017

Opinión

La decisión es ¡tuya!

Nuestra vida es una constante encrucijada.

Compartir en Facebook La decisión es ¡tuya!Compartir en Twiiter La decisión es ¡tuya!

La capacidad de elegir, punto clave de la libertad, se concretiza en la decisión.- Anónimo

La libertad es un atributo fundamental del ser humano. Al tomar consciencia de nuestra libertad podemos elaborar un plan de acción para alcanzar algún objetivo, eligiendo entre distintas alternativas para lograrlo.

Ortega y Gasset sostiene que “nuestra vida es en todo instante y antes que nada consciencia de lo que nos es posible. Siempre se encuentran varias salidas, que por ser varias adquieren el carácter de POSIBILIDADES entre las que hemos de decidir”.

Así es nuestra vida: una constante encrucijada. Entre caminos diversos tenemos que escoger uno de ellos y ahí está el ejercicio de nuestra libertad personal que es aventura, movimiento, posibilidad y, más que nada: creatividad.

Es necesario para decidir libremente considerar las prioridades en la vida y su papel fundamental. Cuando revisamos, por ej.,10 realidades que consideramos más relevantes en nuestra vida, ya sea como persona o parte de algún grupo como la familia, equipo de trabajo, etc., se puede descubrir qué se considera MÁS IMPORTANTE en cada una de dichas áreas. Hay que preguntarse: ¿decido hacer lo que quiero?, la respuesta nos alerta para revisar y, de ser necesario, hacer ajustes para lograr lo que se “quiere”.

En conclusión: la libertad humana no sólo es la capacidad de elegir, sino sobre todo la capacidad de decidir. Se puede aprender a tomar decisiones efectivas y cada día mejorar esa habilidad. Otros seres como las plantas y los animales deciden por instinto, nosotros, los humanos, podemos decidir libremente, lo que supone una deliberación consciente al revisar las posibilidades o alternativas que se nos ofrecen para después, por un acto de la voluntad, optar por una de ellas.

Es importante hacer consciente la intención, el objetivo y el resultado deseado, pues al hacer consciente nuestra intención se toma el mejor camino, se goza más el proceso, se afina el rumbo, se hacen ajustes y se llega a la meta más rápido y mejor.

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios