12 de Diciembre de 2017

Opinión

Visión integral de la sexualidad (2)

La apreciación de uno mismo es muy importante, pues rige la conducta y favorece el desarrollo integral.

Compartir en Facebook Visión integral de la sexualidad (2)Compartir en Twiiter Visión integral de la sexualidad (2)

Nadie te puede lastimar si tú no lo permites.- Anónimo

Cuando se tiene un autoconcepto y una autoimagen pobre y negativa cuesta trabajo vivir la sexualidad plenamente porque la visión está en lo negativo y es lo que resalta en el diario vivir. Si se cambia la visión hacia lo positivo, entonces se apreciarán la sexualidad y la belleza que encierra.

La apreciación de uno mismo es muy importante, pues rige la conducta y favorece el desarrollo integral. Se aprecia la posibilidad de dar y recibir ternura, de darse como persona a otra, se reconoce la bondad del propio cuerpo, se explora la riqueza del ser y se expresa. Gozaremos la plenitud de entrar en comunión con los demás y la posibilidad de una comunicación interpersonal más amplia al no limitarlas a lo genital, y la capacidad de dar vida física, afectiva y espiritual a través de la sexualidad.

Al valorar la propia sexualidad como algo muy personal y apreciarse como persona se podrán conocer profundamente las diversas necesidades como: la autoestima, respeto, comunicación, afectividad, descanso, las necesidades sexuales, etc. Quien avanza en su desarrollo llena sus necesidades armónicamente. Al hacerse responsable de ellas, no culpará a otros o a la sociedad de su insatisfacción y frustración.

Cuando se conquista el poder de automodificarse se generan muchas satisfacciones y se benefician las personas con las que convivimos. En el campo psicoafectivo, al desarrollar la experiencia de la intimidad y de una honda comunión y la transparecia y denudez psicológica, enseñamos y aprendemos que dicha intimidad y el compromiso personal no son de temer sino que nos nutren.

Cuando estamos satisfechos, la confianza, el compromiso y la seguridad alcanzan un alto nivel y significado. Tiene gran importancia no “herir” a nadie cuando comparte su intimidad (psicológica y física), pues si se rompe esa relación, quien salió [email protected] se queda con cierto deseo de venganza y con su siguiente pareja tendrá la tentación de lastimarla. Así se forman círculos viciosos de personas heridas que hieren.

Aprender a abrirnos en un ambiente de seguridad es vital para nuestra maduración afectiva y sexual.
¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios