20 de Agosto de 2018

Opinión

Guerra comercial: el precio Vs el empleo

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Guerra comercial: el precio Vs el empleoCompartir en Twiiter Guerra comercial: el precio Vs el empleo

Me decía el jefe de estudios económicos de un banco suizo que México ya no tenía TLC desde que Trump anunció su reducción de impuestos; no puede haber un comercio justo cuando un país tiene condiciones económicas tan diferenciadas como tasas de interés, inflación e impuestos que son determinantes en la inversión y comercio.

La guerra comercial de hoy es en el fondo el cambio de prioridad en el gobierno estadunidense de protección al empleo y no a la dictadura del precio; la globalización fue un movimiento empujado por los grandes corporativos para lograr precios bajos y capturar porciones grandes del mercado en detrimento del empleo local.

El plan inicial del TLC era bueno: abríamos el comercio del campo con productos subsidiados de Estados Unidos que iban a desplazar campesinos para ser absorbidos por las industrias estadunidenses que llegarían a México, iba a haber más bancos para que floreciera la economía mexicana y aumentara el ingreso nacional para comprar más productos norteamericanos. Todo se rompió cuando entró China a la OMC y los empleos americanos y mexicanos se fueron hacia ahí.

Hoy Trump se enfrenta a Wall Street y retoma la prioridad de empleo, su estilo rápido y personal es igual al de Villa en la revolución: “Primero dispara y luego averigua”, es así como anunció su rebaja de impuestos y luego su aumento de aranceles al acero y aluminio; el dato interesante es que el 80% de la producción de acero americano lo compran México y Canadá, pero ese costo a corto plazo no le importa, quiere revivir su industria para dejar de importar acero del mundo, aunque sea a mayor precio al consumidor.

Insistir en sostener el TLC no va cambiar la prioridad de Trump; con firma o sin firma, con árbitros o acuerdos firmados está claro que no existe la intención de desarrollar una relación de inversión y competencia justa o compartida.

De hecho, el TLC puede ser un arma de doble filo en el caso del acero porque, por un lado, quiere una integración más alta de Estados Unidos en la industria automotriz (piezas de acero) asegurando su producción y, por el otro, sube los aranceles encareciendo el acero de México para el resto del mercado norteamericano.

Revivir las industrias locales y proteger el empleo mexicano debe ser prioridad política nacional cuando el principal socio comercial hace lo mismo; insistir en el TLC es necio e inútil.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios