12 de Diciembre de 2018

Opinión

La familia es la respuesta

Palabra de Mujer

Compartir en Facebook La familia es la respuestaCompartir en Twiiter La familia es la respuesta

Todos los días oímos noticias de sucesos alarmantes que ocurren en nuestra sociedad. Escuchamos cómo novios resuelven sus disputas a golpes, dejando a las novias inconscientes o en el hospital.

Fiestas en las que los jóvenes terminan completamente alcoholizados o drogados, robos, secuestros… signos de una sociedad que se desmorona, que cambia, que se adapta y modifica sus valores, y buscamos responsables y culpamos al sistema educativo, al gobierno, al internet, a los amigos, cuando el verdadero culpable se encuentra en casa, en la familia, en padres que no han sabido educar o que han tomado decisiones equivocadas, en jóvenes que se encuentran sin rumbo y no encuentran refugio en su familia.

La familia es la base de la sociedad y es en ella en donde aprendemos a resolver problemas, a enfrentarnos a diferentes situaciones y a decidir la prioridad de nuestros valores.

Es en la familia en donde debemos empezar a buscar la solución de los problemas que enfrentamos hoy como sociedad. Pero es difícil porque a pesar de vivir en la era de la información no tenemos información verdadera de cómo salvar a nuestras familias, de cómo comenzar.

La Red Pro Yucatán, pensando en esta necesidad, nos invita a la conferencia “La solución es la familia”, este miércoles 28 de noviembre en el Foro Cine Colón, a las 19:00 horas, que impartirá la Lic. Ingrid Tapia Gutiérrez.

Es cierto que una sola persona no tiene todas las respuestas, pero podemos empezar a escuchar a quienes se han preocupado por este tema para comenzar a tener ideas o dirección sobre el camino que debemos de tomar como familia y como sociedad, con el fin de llegar a un mundo en el que las personas sientan más compasión por sus semejantes, un mundo en el que el valor primordial no sea el éxito personal.

Sabemos que hay que hacer algo, que no podemos seguir como hasta hoy, que la definición de locura es pensar que “podemos seguir haciendo las mismas cosas y encontrar resultados diferentes”; si el mundo que hoy vivimos nos parece equivocado, si creemos que el rumbo que hemos seguido no es el adecuado, estamos a tiempo de cambiar, de reevaluar nuestras decisiones y corregir nuestras coordenadas.

Es en la familia en donde aprendemos a amar, pero sobre todo en donde aprendemos a amarnos, la sociedad de hoy se encuentra insatisfecha, corre sin rumbo buscando un sentido de la vida, se droga, se anestesia, se hace cambios físicos en busca de aceptación social, y no nos damos cuenta que los que tenemos que amarnos y aceptarnos somos nosotros mismos.

Pero si no logramos ver amor y aceptación en nuestra familia, es muy difícil que obtengamos la autoestima necesaria para enfrentarnos con los demás.

Es en la familia en donde aprendemos a compartir, a pensar en el otro, pero si dejamos que nuestras familias desaparezcan y crezcamos como seres individuales, cada vez más tendremos una sociedad que no se preocupa por el planeta o por sus semejantes, una sociedad en la que impera el éxito y la perfección personal y no la comunidad, y ese tipo de sociedad no logra un mundo mejor y más justo.

Somos una comunidad, y como tal debemos crecer, y como tal debemos tomar decisiones, y es la familia la base principal de cualquier sociedad.

Compramos la idea, hace muchos años, de que el éxito económico nos llevaría a los demás, pero eso no es verdad cuando pasamos por encima de los demás para lograr el éxito económico, cuando abandonamos a nuestras hijos porque el trabajo y la realización personal son más importantes.

Cada parte de nuestra vida debe respetar a la otra porque el éxito económico es importante, pero no a cualquier precio, y esa es la brújula que hemos perdido.

Nuestros hijos tienen objetos, tienen teléfonos inteligentes, tienen viajes, pero también tienen un vacío existencial que no saben cómo llenar, y ese hueco, ese vacío, solo se puede llenar con amor y aceptación, y es en la familia en donde deben de encontrarlos, porque si no, esta búsqueda los llevará por caminos difíciles y equivocados.

Trabajemos en nuestras familias, investiguemos, escuchemos diferentes puntos de vista y démosle a nuestra familia la prioridad principal, y así lograremos un mundo mejor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios