17 de Diciembre de 2017

Opinión

Recuerdos de pasados civismos

La señora Zavala y AMLO no dijeron nada nuevo.

Compartir en Facebook Recuerdos de pasados civismosCompartir en Twiiter Recuerdos de pasados civismos

El fin de semana fue muy movido en el ámbito político. Vinieron los aspirantes presidenciales Margarita Zavala de Calderón (del PAN) y el eterno Andrés Manuel López Obrador (de Morena) y el PRI realizó su asamblea estatal con vistas a la nacional.

Las tres formaciones políticas, de una u otra forma, recurrieron al “acarreo” (una palabra a la que le hacen fo, pero que todos aplican en la realidad). Unos le llaman facilitación del traslado, otros (los pejistas) “transporte solidario”, pero le llamen como quieran es lo mismo: llevar, de grado o por fuerza (“convencidos” con la advertencia de que si no van pueden perder su “más 70” o su Prospera o algún apoyo de las filas albiazules o la promesa de una utópica redención de todos sus males) a los ciudadanos pobres con el cuento de que, si ganan, ahora sí van a tener acceso a los bienes de la justicia y la equidad.

De todos los discursos aventados al aire por tirios y troyanos, me gustaría rescatar algo que dijo el gobernador Rolando Zapata Bello ante los priistas, en su asamblea de Xmatkuil: “Los partidos y las campañas necesitan nombres, rostros y candidatos; pero las sociedades necesitan rumbo, saber a dónde van y con qué herramientas cuentan…”. Nada que objetar, pero el problema es cuando llega el dicho a la cancha, donde se juega de verdad. Es aquí donde “la puerca tuerce el rabo”.

La señora Zavala y el eterno suspirante no dijeron nada nuevo. Una, tristemente inmersa en una lucha fratricida con el presidente de su partido, Ricardo Anaya, y otro sumido en sus locas disquisiciones contra “la mafia del poder” a la que no opone más que rencor y resentimiento y la vanidad personal, no obstante que pudiera convertirse en el líder de izquierda que tanta falta le hace al país.

Leyendo sobre los “acarreos” y las tortas y juguitos (de los que no escapa Morena, como se vio este domingo en el Parque de la Paz), recordé las campañas políticas de octubre de 1986 en Chihuahua y Sinaloa, donde –lo viví en primera fila- grandes líderes de la oposición, como Manuel Clouthier y Luis H. Alvarez, dieron lecciones de valor y vehemencia política, los cierres de Carlos Salinas de Gortari y el propio Maquío aquí en Mérida, en 1988, y la gesta que encabezaron Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo desde la disidencia progresista en el PRI. Había pasión cívica, amor político y hervía la sangre en las venas de los ciudadanos.

Todo eso ya es historia, tristemente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios