18 de Septiembre de 2018

Opinión

Ya está comenzando la fiesta del pueblo...

Algo que también se ha puesto de moda durante las patronales es la realización de la temaxeada; muy al estilo de Pamplona y las fiestas de san Fermín.

Compartir en Facebook Ya está comenzando la fiesta del pueblo...Compartir en Twiiter Ya está comenzando la fiesta del pueblo...

El pasado fin de semana, visité la tradicional fiesta del municipio de Temax, un pequeño lugar ubicado entre Motul y Buctzotz, que se realiza en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción. Si algo tienen las fiestas patronales de nuestro Yucatán, es esa sensación de celebración que hay en el pueblo desde que llegas y hasta el momento en que te vas; ya sea en auto o en camión, el panorama será el mismo, pues al llegar verás la entrada principal adornada con pequeños triángulos de colores, escucharás la música de banda y jaripeo por todos los rincones de la localidad, e incluso sentirás ese olor a chocolomo que se impregna en la mayoría de las casas, pues, en días de fiesta, pareciera que ese se convierte en un manjar especial.

Los festejos en Temax en los últimos años se han caracterizado por el rescate de las tradiciones y la promoción cultural, otorgando espacios para todos los sectores y para todos los gustos y en esta ocasión no fue la excepción, ya que pudimos disfrutar desde nuestra tradicional vaquería hasta el concierto de género urbano que se realizó en la tarima cultural. Algo que también se ha puesto de moda durante las patronales es la realización de la temaxeada; muy al estilo de Pamplona y las fiestas de san Fermín, una decena de calles se cierran para que cientos de intrépidos y valientes corran delante de los toros esquivando todo peligro al subirse a bardas y ventanas y así evitar una buena cornada.

Coronar la plaza, ver la preparación del suculento xix de sebo, o incluso quedarse a los bailes populares que terminan a las 7 de la mañana son tan sólo algunos de los placeres que cualquier yucateco puede disfrutar en nuestro hermoso Yucatán, placer del que en ocasiones nos privamos sólo por el hecho de no querer conservar nuestras tradiciones. Sin duda nuestro Estado es rico en cultura y tradición, por lo que debemos sentirnos orgullosos de todo lo que nos rodea y desde nuestras trincheras compartirlo, sólo así lograremos seguir dejando esa huella que nos marca e identifica ante los ojos del mundo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios