12 de Diciembre de 2018

Opinión

Caballerosidad, ¿machismo disfrazado?

Tampoco el hombre tocado con una gota de agua, pues a final de cuentas el respeto es lo que debe ser buscado

Compartir en Facebook Caballerosidad, ¿machismo disfrazado?Compartir en Twiiter Caballerosidad, ¿machismo disfrazado?

En aquellos tiempos el rey levantaba la espada y con un pequeño toque de hombros designaba al noble héroe como su caballero. Era aquel hombre que a la guerra llegaba a caballo y que frente a las mujeres y otros hombres se presentaba como una persona generosa y cortés.

Incluso actualmente, la RAE dicta que se habla de un caballero al mencionar a un hombre que se comporta con cortesía, nobleza y distinción. Pero por ahí la moda del feminismo dice que la caballerosidad es parte del machismo y señala que el hombre es un ser superior que siente necesitar la manera de ayudar a la mujer (como género débil) a cumplir con actividades comunes, inclusive señalan que aquella frase que mi papá me enseñó: “A una mujer no se le toca ni con el pétalo de una rosa” es totalmente discriminatoria para el género.

Aunque pienso lo contrario, pues esta frase es totalmente verídica e incluso le agregaría que no debe ser ni el hombre tocado con una gota de agua, pues a final de cuentas el respeto es lo que debe ser buscado.

Pero regresando a la caballerosidad, ¿habrán estado mal mis abuelos y padres al enseñármela? Desde el principio se vio al caballero como noble y no refiriéndonos al título, sino como una persona de buena fe, sin ninguna maldad o doble intención; así como también se le fijó como cortés y eso no tiene nada de malo. Nos habla de un ser generoso y entregado, tanto, que busca satisfacer al otro ensalzándolo y no viéndolo débil sino admirándolo con respeto y permitiendo que esto sea hacia cualquier género.

Claro que no decimos “mujer caballerosa”, pero sí hablamos de mujeres generosas y detallistas, que es lo mismo.

La caballerosidad por tanto es una magia que se debe seguir viviendo y compartiendo como acto de amor y servicio. La nobleza no señala que uno sea inferior al otro como el mal feminismo apunta, se trata de desvivirse por quien aprecias, es buscar agradar al otro, dar comodidad por educación y, lo más importante: es saber respetar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios