12 de Noviembre de 2018

Opinión

“Terminal”…, inconsistente pero impactante

El poder de la pluma

Compartir en Facebook “Terminal”…, inconsistente pero impactanteCompartir en Twiiter “Terminal”…, inconsistente pero impactante

Pudiera parecer que semana tras semana hablo mal de una película, sin embargo, la suerte no me ha permitido entrar a la sala y sentarme a disfrutar de una buena cinta, situación que deja vacío ese sentimiento que solo las películas que no nos agradan pueden provocar. Precisamente eso me sucedió con “Terminal”.
La ópera prima de Vaughn Stein, “Terminal”, es una especie de drama criminal combinado con thriller, aderezado de una manera un tanto forzada con destellos de espionaje, incluso pone a pensar al espectador en la falta de naturalidad del relato, por tantos elementos argumentales.

La historia se desarrolla en una ciudad ficticia donde personajes desconocidos viven su momento, enfocándose en dos asesinos profesionales que comienzan una misión casi imposible encomendada por una misteriosa mujer llamada Annie (Margot Robbie).

La cinta, protagonizada por una espectacular Margot Robbie -no sólo en el plano físico sino también en el histriónico-, acompañada de Max Irons, Simon Pegg, Mike Myers y Dexter Fletcher, no deja mucho para recomendar, más allá del fantástico trabajo actoral de la rubia australiana.

Llena de una destacadísima estética visual, de colores neón y planos subjetivos trabajados minuciosamente, autoría de Christopher Ross, deja de lado la parte más importante de un filme: la historia, que se queda en un intento de mostrarnos que la venganza es un elemento cotidiano y nada más, con grandes vacíos por llenar.
Una cinta saturada, con una velocidad atípica, explosiva, que por momentos hace pensar en “Crash” (David Cronenberg, 1996) por la velocidad y las secuencias, pero que solo se queda en el intento, quizá por la falta de pericia del director.

Un filme difícil de digerir, que al final queda a deber, pero que a pesar de sus inconsistencias, para algunos resultará entretenido y ese es el propósito del cine: divertir y entretener.

Por otro lado, el redactor de esta columna, se une a la pena que embarga a la familia del actor Juan Luis Orendain, quien falleciera el pasado 2 de julio y les desea una pronta resignación.

Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico [email protected] o sígame en mis redes sociales “CinematografoCeroCuatro” en Facebook y “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios