18 de Diciembre de 2017

Opinión

Disminuyamos la motorización de Mérida

La mejora del sistema de transporte público es un compromiso inaplazable.

Compartir en Facebook Disminuyamos la motorización de MéridaCompartir en Twiiter Disminuyamos la motorización de Mérida

Queriendo ser reiterativo, comento nuevamente que uno de los problemas que se derivan del acelerado crecimiento vehicular, como el que padece nuestra ciudad, es la separación de su población en dos estratos: una población descentralizada, dispersa y motorizada, y una población marginada y no motorizada, división que aleja cada vez más a la población de bajos ingresos de las oportunidades de un buen empleo, especialmente por los tiempos y costos de nuestro mejorable sistema de transporte.

En este contexto, la mejora del sistema de transporte público es un compromiso inaplazable, pues está comprobado que al mejorar aumenta el rendimiento de las personas, sin incrementar la contaminación; y en este proceso de mejora, uno de los objetivos debe ser el uso eficiente de las calles. Si bien pareciera inevitable que el número de automóviles continúe creciendo, es urgente que el transporte público se modernice para promover una mayor utilización de su servicio y la reducción del uso indiscriminado de los coches.

En los casos de éxito en otras ciudades, se ha procurado definir adecuaciones al servicio en respuesta a las preocupaciones y actividades de la comunidad, dando especial importancia al análisis costo-beneficio de los componentes de los sistemas propuestos. Lo cierto es que no hay dos proyectos iguales, ya que cada caso se debe resolver de acuerdo con las características particulares de cada ciudad y su dinámica poblacional, considerando el desarrollo institucional, la administración multimodal, la mejora en el uso de los espacios viales y una adecuada gestión financiera, todo esto de la mano del modelo de urbanización deseado por la sociedad; no se trata de un simple cambio de rutas y de unidades.

En todas las experiencias exitosas, la solución a los problemas de comunicación urbana se ha logrado con procesos en los que participan todos: usuarios, concesionarios, asesores, proponentes de nuevos sistemas, autoridades en la materia e inversionistas; este análisis integral, en el caso de Mérida, debe incluir a las decenas de miles de personas que cada día viajan a la ciudad desde el interior, en un proyecto que debe tener como objetivo principal el beneficio en tiempo y costo de las mayorías.M

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios