24 de Septiembre de 2018

Opinión

El buen uso de nuestras calles

La agresiva presencia de tráileres debería estar prohibida en todos los espacios de la Mérida urbana

Compartir en Facebook El buen uso de nuestras callesCompartir en Twiiter El buen uso de nuestras calles

El viernes pasado, poco antes de mediodía, sobre la Jacinto Canek, circulaba de poniente a oriente entorpeciendo el tráfico un enorme tráiler, que creó un caos vial cuando al llegar al cruce con la 116 (o 42) decidió, ante la sorpresa de todos, dar vuelta en u, creando ahora sí durante varios minutos un taponamiento vial, acompañado de un concierto de claxonazos hasta que pudo lograr su prohibida y difícil maniobra.

Es increíble e inaceptable que por toda nuestra ciudad, incluido su Centro Histórico, circulen enormes camiones de carga, con anchos y alturas inaceptables; la agresiva presencia de estos vehículos de carga debería estar prohibida en todos los espacios de la Mérida urbana, al igual que cuando se trata de autobuses foráneos que circulan por las estrechas calles de la Mérida histórica, en las cuales su presencia crea condiciones de inseguridad y alto riesgo para todos.

Al contar esta ciudad con un circuito periférico debidamente equipado para dar seguridad a sus usuarios, esta infraestructura vial debería ser el límite de acceso para todos los camiones foráneos, sean de carga o de pasajeros. En el periférico deberían de existir, en puntos estratégicos, terminales de carga con los equipamientos necesarios para cambiar la carga a vehículos adecuados para circular por las calles de la ciudad; de igual manera, en los distribuidores de enlace entre las carreteras foráneas y el periférico deberían estar las terminales de pasajeros, que enlazaran con un transporte urbano adecuado y confortable, para llevar a las personas a su destino dentro de la ciudad.

Cuando pensemos en el futuro de Mérida debemos hacerlo de una manera integral, es decir, no debemos tratar de resolver todos los problemas de forma aislada, sino que tenemos que hacerlo considerando todos los factores: económicos, sociales, urbanos y ambientales.

No es sólo pensar en el transporte de carga, sino en sus costos, sus afectaciones, su contaminación de todo tipo, visual, sonora, del aire que respiramos, la seguridad y, sobre todo, la equidad en el uso y respeto de nuestra ciudad, su entorno y sus habitantes y visitantes. Impulsemos como sociedad este tipo de políticas y de adecuaciones operativas en nuestra ciudad para hacerla sostenible.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios