12 de Diciembre de 2017

Opinión

Seguridad y educación vial

En México, en donde Mérida y Yucatán sobresalen, la probabilidad de morir en un accidente vial 75% mayor que en EE UU.

Compartir en Facebook Seguridad y educación vialCompartir en Twiiter Seguridad y educación vial

Hoy día vivimos una situación de inseguridad en nuestras calles y carreteras que pareciera ir en un proceso de crecimiento continuo, especialmente en cuanto al número de fallecimientos en los accidentes viales; estos hechos son un factor importante en la afectación de la economía familiar, sobre todo en los casos en los que el vehículo se adquiere para resolver los problemas del transporte familiar, muchos de los cuales no están debidamente asegurados, por lo que el patrimonio familiar se puede ver afectado severamente, máxime ante la muerte o discapacidad de alguno de sus miembros, más aún si es el sostén económico del hogar.

De acuerdo con estudios realizados por diferentes instancias, en nuestro país, en donde Mérida y Yucatán sobresalen, la probabilidad de morir en un accidente vial es un 75 por ciento mayor en comparación con Estados Unidos, y mucho más en comparación con los países europeos. En algunos grupos de edad, sobre todo en los niños menores de cinco años, los accidentes de tránsito se encuentran entre las tres primeras causas de mortalidad, especialmente por sus condiciones de travesía, generalmente sin cinturón de seguridad.

Lo realmente preocupante es que, de acuerdo con las estadísticas, en más del 80 por ciento de los casos son los conductores los responsables de los accidentes, más de la mitad de las veces por conducir con exceso de velocidad, quedando el resto repartido entre manejar sin precaución, hacerlo bajo los efectos del alcohol o estar distraído por hablar por celular, fumar o buscar algo dentro del coche.

Usar de pretexto las obras viales, el calor, la lluvia o la lentitud del tráfico es no darse cuenta, por su falta de educación vial, de sus posibilidades y sus responsabilidades. Lo importante es que todos los conductores tengan una educación vial real y efectiva. Pero para que un proceso de aprendizaje se lleve a término de forma satisfactoria debe producir un cambio duradero, permanente, en la persona, ya sea porque se adquiere algo que no se tiene, o bien, porque modifica conductas que ya poseía; es decir, que mediante este proceso se modifica el comportamiento en un sentido distinto al que inicialmente se tenía, en su beneficio y el de los demás.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios