11 de Diciembre de 2017

Opinión

Transporte y calidad ambiental

Hoy ya es inaplazable la necesidad de reestructurar el sistema de transporte urbano.

Compartir en Facebook Transporte y calidad ambientalCompartir en Twiiter Transporte y calidad ambiental

Y día a día el número de automóviles circulando por nuestra ciudad crece y crece, con todos los efectos negativos que los embotellamientos y sus emisiones producen. Estudios realizados en diferentes ciudades en las que se ha impulsado la mejora significativa del transporte público, en función de las necesidades de la población y la estructura urbana, han demostrado, comparando las condiciones previas y las modificadas como resultado de la introducción de un nuevo sistema de transporte urbano, es decir, comparando las diferencias entre un escenario sin cambios y una condición resultante de la mejora en estos servicios, que un sistema de transporte urbano eficiente y ordenado produce reducciones significativas en las emisiones de gases de efecto invernadero, con efectos positivos en el combate a los procesos de cambio climático. Como conclusión, estos estudios sugieren que una herramienta fundamental en las ciudades para mitigar los procesos de cambio climático, entre ellas Mérida, es la mejora significativa del sistema de transporte y los vehículos que utiliza.

Otro elemento que incide en esta problemática es la densidad poblacional, ya que se ha demostrado que al aumentar un 10 por ciento la densidad en el espacio urbano, las emisiones inductoras del cambio climático se reducen más de un 7 por ciento; si sumamos estos dos factores -transporte público y densidad poblacional-, podemos mejorar significativamente la sostenibilidad de nuestra ciudad, ya que no sólo es importante cómo nos movemos, sino cuánto y cuántos nos movemos.

En Mérida, a diferencia de muchas ciudades de nuestro país, no tenemos un sistema de transporte con rutas estructurantes de transporte masivo, condición que es básica para entrelazar rutas y desplazamientos de la población. Hace ya 15 años que se hicieron dos estudios integrales de diagnóstico de las necesidades de transporte de la población, pero sus propuestas no fueron tomadas en cuenta. Hoy ya es inaplazable la necesidad de realmente reestructurar el sistema de transporte urbano de Mérida y su zona metropolitana, pues nos acercamos a un escenario sin retorno, en el que el Periférico es el mejor indicador, ya que cada día se aproxima más a niveles de alto riesgo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios