23 de Junio de 2018

Opinión

Vamos todos por Mérida

Es indispensable entender la importancia de recuperar las funciones básicas de nuestra Mérida, haciéndola más amigable.

Compartir en Facebook Vamos todos por MéridaCompartir en Twiiter Vamos todos por Mérida

La persona que iba conmigo en el auto me dijo: "¿Cómo es posible que esa señora lleve a su bebé en la carriola por el arroyo, exponiéndose a que un coche la atropelle?". Le respondí: "Lo hace por seguridad, pues las banquetas por las que tendría que circular son una porquería". Su réplica fue: "Tienes razón, están llenas de escalones, rampas, tramos rotos y muchos postes de todo tipo". Entonces le dije: "Me hiciste recordar el caso de la señora que caminaba por el pavimento y al ofrecerle ayuda para subir a la banqueta su respuesta fue inolvidable: '¿Quiere usted que me mate?'".

Hoy vivimos un proceso destinado a impulsar importantes transformaciones físicas en el modelo de desarrollo de nuestra ciudad, en beneficio de todos, pero no podemos pasar por alto los procesos de deterioro que han afectado especialmente la sana convivencia social, las relaciones y las comunicaciones entre vecinos.

Pareciera que nuestra sociedad hasta ahora ha dado por bueno que el acelerado desarrollo y crecimiento urbano en el que hemos estado inmersos es un signo inequívoco de progreso. La verdad, y esto es algo de lo que deberíamos estar conscientes, es que estamos creando una macrociudad más para sobrevivir que para vivir, en la que los automóviles tienen la prioridad absoluta, en menoscabo del peatón, que realmente constituye la mayoría usuaria del espacio vial, evolucionando hacia una ciudad que está viendo menguada su identidad y la pérdida de espacios públicos que promuevan y estimulen la igualdad, haciendo a un lado la violencia, la exclusión social y todo tipo de contaminación.

Es indispensable entender la importancia de recuperar las funciones básicas de nuestra Mérida, haciéndola más amigable, equipándola a la medida de las necesidades de su gente, brindándole al peatón las condiciones apropiadas para su desplazamiento seguro, especialmente al cruzar las calles en las esquinas, pudiendo al caminar conversar, mirar, disfrutar e interactuar con sus semejantes y con nuestro todavía hermoso entorno; hay que recuperar los niveles de seguridad ciudadana que se disfrutaban en el pasado, reduciendo la agresividad vial, acciones inaplazables que requieren impulsar un movimiento cívico que nos involucre a todos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios