12 de Diciembre de 2017

Opinión

Equidad social, pero también animal

Es insuficiente el esfuerzo que realizan las asociaciones protectoras de animales para frenar capturas y las muertes...

Compartir en Facebook Equidad social, pero también animalCompartir en Twiiter Equidad social, pero también animal

Hay quienes opinan que el sacrificio de todos los animales en situación de calle para resolver el brote del virus rábico es una de las medidas correctas y de las más viables para evitar la propagación y afectación a la población en general. Sin embargo, soy de las que opinan que, en efecto, es una medida fácil, de menor costo y a corto plazo, pero demasiado injusta, cruel e inhumana, aun realizándose con estricto apego a la normatividad para que sea con el menor daño y dolor posibles. No hay derecho de asesinar de manera deliberada a cualquier animal en situación de calle, sin ningún análisis previo, para constatar que está contagiado.

Cuántos animales en situación de calle por culpa de personas ignorantes e irresponsables ha habido por años, padeciendo sarna, desnutridos, lastimados, desahuciados, enfermos y no se les había prestado atención hasta el día en que al ser humano le afecte o cause algún daño. La situación de estos seres vivos es tan importante como la de los seres humanos que viven en un territorio, y es verdaderamente indignante que hasta ahora se estén llevando al cabo acciones “correctivas” y que sean de este tipo. No sólo la fauna en peligro de extinción o exótica tiene derecho a ser protegida y enaltecida. No es una tradición y no existe arte en las corridas de toros, tampoco en las peleas de perros o de gallos, cuando con dolo lastiman y los hacen sufrir. Es cierto que la mayoría de la población nos alimentamos del pollo, del cerdo, de la res o de los mariscos, pero tampoco se justifica la manera en que estos son asesinados si se les causan algún sufrimiento.

No es suficiente la gran labor y esfuerzo que realizan las asociaciones protectoras de animales deteniendo las capturas y las muertes. Se necesita la cooperación de las autoridades para realizar permanentemente acciones de sensibilización, respeto, albergue, curación, vacunas y protección de todos los animales, así como de la población para detener tanta indiferencia ante el daño y sufrimiento que soportan estos seres al ser abandonados, descuidados, al ser tratados y utilizados como “arte”, para diversión o con fines de lucro. Es hora de aplicar la ley y sancionar a aquellos que cometan algún maltrato y abandono animal.

Ellos no son “sólo animales”, son seres con alma y corazón, y es mucho más de lo que pueden ser algunos que sí son “sólo humanos”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios