21 de Noviembre de 2018

Opinión

Un siglo de propaganda política

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Un siglo de propaganda políticaCompartir en Twiiter Un siglo de propaganda política

Era otro México. El 4 de julio de 1976 José López Portillo ganó la elección presidencial con el 100% de los 16.424,021 mexicanos que votaron. No hubo otro candidato, sólo López Portillo, quien fue postulado por el PRI, Popular Socialista (PPS) y Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM). La campaña presidencial se hizo (y se gastó en ella) como lo dictan las formas y fue intensa con el lema: “La solución somos todos”.

Hubo mascadas, lápices, discos de vinilo y hasta libros con la ideología del PRI. “Las elecciones de entonces eran, más que elecciones, rituales de traspaso del poder, en los cuales en vez de campañas proselitistas había grandes campañas de adhesión de gremios, grupos que querían congraciarse con el que seguro iba a ser presidente de la República”, cuenta Juan Manuel Aurrecoechea, curador de la exposición Ciudadanía, Democracia y Propaganda Electoral en México: 1910-2018, que se presenta en el Museo del Objeto del Objeto (Modo) con una selección de 2,000 objetos de propaganda que recorren desde la elección de 1910 hasta la de 2012.

Hay un grabado de José Guadalupe Posada con la figura de Porfirio Díaz, aretes con la figura de Francisco I. Madero, loterías, propaganda impresa en los boletos del transporte público de la campaña de Miguel Alemán, sobrecitos de semillas que obsequiaba Miguel de la Madrid para el “florecimiento de México”, discos de vinilo con el corrido del entonces candidato Luis Echeverría, platos, barajas, encendedores, cajetillas de cigarros de marcas comerciales que se adherían a la campaña de Díaz Ordaz, un yoyo con el que se promovía a Salinas de Gortari, plumas, camisetas, vasos, juegos de geometría, un ejemplar original de 1909 de la Sucesión Presidencial, de Francisco I. Madero, promotor del mensaje: “Sufragio efectivo, no reelección”, con el que recorrió buena parte del país promoviendo la formación de clubes anti-reeleccionistas.

México ha pasado de ser aquel país gobernado por un solo partido, el PRI, al país multicolor de la segunda década del siglo XXI, donde se ve en el mapa al PAN, PRD y Morena y hasta los candidatos independientes que aspiran a la presidencia por primera vez. “Vemos desde los porcentajes del 98.93% con que Porfirio Díaz supuestamente derrota a Madero en 1910, hasta el colmo en 1976, cuando López Portillo gana con el 100% de los votos, y cómo a partir de 1988 estos porcentajes van descendiendo hasta que la diferencia es de menos de un punto, en 2006”, cuenta Aurrecoechea.- Tomado de El País.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios