10 de Diciembre de 2018

Opinión

Salud electrónica

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Salud electrónicaCompartir en Twiiter Salud electrónica

Felipe Escalante Ceballos/SIPSE

Sin pretender emular al ilustre Dr. Jesús Amaro Gamboa, celebrado autor de El vocabulario del uayeísmo en la cultura de Yucatán, trataremos de describir el artefacto llamado regionalmente tirahule, en otros lados resortera u honda y en España, tirachinas. En el país ibérico “china” significa piedra pequeña y a veces redondeada.

Consultamos el portal El Cocktail, de 7 de mayo de 2011 y con Carlos Lozano describimos el tirahule como un arma pequeña y portátil elaborada con una horqueta de palo, un cuero pequeño, dos ligas de hule muy resistente e hilo de cáñamo para sujetar ligas, cuero y horqueta.

Continuamos con Carlos Lozano: el tirahule se emplea para arrojar principalmente piedras pequeñas. Parafraseando a ese escritor decimos que en nuestra lejana infancia no había niño que no tuviera su tirahule y practicara su puntería en el patio de su casa, utilizando como blancos latas y otros objetos idóneos. Con esa temible arma podíamos cazar lagartijas y pajarillos, o bajar de frutos como mangos, huayas y otras dulzuras.

-Comenzamos la cacería. Sujetamos fuertemente la horqueta, jalamos el cuero cargado con una piedra pequeña, escudriñamos la prensa y, precisamente en una publicación de esta casa, Milenio Novedades, salta un gazapo: “Alistan cartilla de salud electrónica para Yucatán”.

¿Salud electrónica? ¿Se trata de un nuevo invento de la tecnología actual?

¡Acertamos en el blanco! La electrónica es la cartilla, no la salud. Tras leer la noticia advertimos que ese encabezado tiene un vicio de redacción producido por un hipérbaton, es decir, no se observa el orden natural de los elementos de la oración (sujeto, verbo y complemento). Para mejor claridad debió de decirse: Alistan cartilla electrónica de salud para Yucatán. ¡Tan, tan!

-Un tirahulazo más: con cierta frecuencia vemos en la prensa escrita y en noticiarios televisivos al referirse a un espectáculo u otra representación: Dicho suceso tendrá lugar “este jueves y viernes”. Esta expresión se refiere a dos días, o sea un plural, por lo que la palabra “este”, que señala un singular, está mal empleada.
La gramática española previene que en la redacción de una frase debe haber concordancia entre sujeto y género, número y caso. Consultado el Dele, vemos que el adjetivo “este” designa lo que está cerca de la persona que habla; o representa y señala lo que se acaba de mencionar. Y que la voz “este”, referida a día, mes, año, siglo, señala el presente.

En el caso mencionado, al señalarse los próximos días, deberá decirse “estos jueves y viernes” o, para mayor elegancia: “este jueves y el viernes”.
Hasta el próximo tirahulazo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios