12 de Diciembre de 2017

Opinión

Difícil

Proponte siempre metas difíciles, nunca fáciles, acepta el desafío y no lo pospongas. Sólo así el hombre llegó a la Luna.

Compartir en Facebook DifícilCompartir en Twiiter Difícil

"Es un honor para México... formar parte del evento que por primera vez lleva al hombre a un suelo fuera de su planeta de origen. Y, al hacerlo, México extiende una muy entusiasta felicitación a los entregados, valientes astronautas, y a los científicos y técnicos, además de, en un sentido más amplio, al pueblo norteamericano y a su gobierno por esta empresa que, hasta ahora, solamente tenía precedente en el ámbito de la imaginación”.

Así reza el primer párrafo de los cuatro que conforman el mensaje del presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, que fue fotografiado y reducido 200 veces su tamaño mediante el proceso de microfilmación, luego grabado en un disco de silicio del tamaño de una moneda de 50 centavos de dólar, y que reposa dentro de un estuche de aluminio en el Mar de la Tranquilidad, en la Luna.

Ese mismo disco, fabricado por la Sprague Electric Company, contiene otros 72 mensajes de sendos países, incluyendo uno del Papa Paulo VI en representación del Estado de la Ciudad del Vaticano, y fue dejado ahí en la luna por los astronautas de la misión Apolo 11.

Y tenía razón don Gustavo, ya que ese hecho antes sólo había podido ocurrir en la imaginación del escritor, poeta y dramaturgo francés Jules Gabriel Verne, que lo plasmó en su novela científica De la Terre à la Lune Trajet direct en 97 heures, publicada en 1865.

Casi 100 años después, el 12 de septiembre de 1962, un hombre visionario, el presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy, daba una conferencia en la Universidad Rice de Houston, Texas, en la que se refirió al programa espacial de su país. Y decía: “Elegimos ir no porque sea fácil, sino porque es difícil, porque esta meta servirá para organizar y medir lo mejor de nuestras energías y nuestras habilidades, porque este desafío es uno que estamos deseando aceptar, uno que no queremos posponer, y uno que intentaremos ganar…, haremos todo esto y lo haremos bien, y lo haremos primero, antes de que termine esta década, así que tenemos que ser audaces”.

Ayer se cumplieron 48 años de que se consumara la promesa de Kennedy, ya que a las 02:56 horas UTC (Tiempo Universal Coordinado) del 21 de julio de 1969, Neil Alden Armstrong se convertía en el primer ser humano en colocar un pie sobre la superficie de nuestro satélite. Poco después hizo lo mismo Edwin Eugene “Buzz” Aldrin Jr. Y más tarde ambos recibieron ahí la que quizás sea la más importante llamada telefónica jamás hecha, para escuchar el saludo que les hacía desde el Despacho Oval el presidente Richard Nixon.

Al recordar esto, te invito a que te propongas siempre metas difíciles, nunca fáciles, acepta el desafío y no lo pospongas; todo lo que hagas hazlo bien, con audacia y tenacidad.n

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios