12 de Diciembre de 2017

Opinión

Urgente

Deberían establecerse parámetros para evaluar, medir y registrar el historial de calidad de empresas constructoras.

Compartir en Facebook UrgenteCompartir en Twiiter Urgente

La industria de la construcción está necesitando con urgencia que las empresas del ramo tengan, especialmente en el sector público, la garantía de acceso a oportunidades de negocio en concordancia con su capacidad, demostrada y comprobada mediante un historial de cumplimiento en el pasado y en la fortaleza técnica de su capital humano, la solidez de sus finanzas y aparato administrativo, y la cantidad y estado de sus equipos si son necesarios para ejecutar la obra de la que se trate.

La decisión de invitarlas a las licitaciones y otorgarles un contrato tendría necesariamente que considerar la calidad con la que esa empresa acostumbra y ha demostrado realizar sus obras; deberían establecerse parámetros para evaluar, medir y registrar su historial de calidad y que eso sirva para la toma de decisiones.

Igualmente el servicio atento, dedicado y profesional debiera tener una ponderación importante en el proceso de selección. Eficacia, eficiencia y otros atributos son también deseables.

Exclusivamente esos factores son los que deberían ser tomados en cuenta, debe erradicarse toda sospecha de corrupción y es imperativo suspender privilegios o cuotas de poder para individuos y organizaciones por motivos obscuros y alejados de la ética.

Nada, absolutamente NADA, genera crecimiento, estabilidad, mejoría y prosperidad, como la sana y equitativa competencia entre empresas. La corrupción, el compadrazgo y el criminal aprovechamiento de una posición política ventajosa que algunos funcionarios usan para dirigir negocios a empresas que ellos mismos poseen por medio de prestanombres debe acabarse de inmediato.

Por otro lado, si estuviéramos todos de acuerdo en invertir tiempo, dinero y esfuerzo en una mayor calidad, que se traduciría en infraestructura más durable, con menos costos de mantenimiento y verdaderamente útil, tendríamos también que ajustar los precios de los conceptos de obra para asegurar que se cubren todos los costos directos e indirectos reales, que permitan incluir materiales, equipos y mano de obra acordes con esa alta calidad que se ha establecido como objetivo, y que la plantilla profesional del sector pueda gozar de salarios dignos, además de asegurar para los accionistas una justa aunque moderada utilidad. Seguir apostándole a los “precios bajos” impide el desarrollo tecnológico y la actualización profesional, al mismo tiempo que aumenta la dependencia de empresas extranjeras para ejecutar obras de mayor envergadura y complejidad técnica.

En las etapas de planeación y programación de las obras públicas de infraestructura se deben generar verdaderos proyectos ejecutivos, completos, bien hechos y correctamente especificados, y sobre todo costeados de acuerdo con las condiciones reales del mercado y los rendimientos de una mano de obra que tenga como premisa fundamental la calidad. En México, y en el sureste, urgen grandes y modernas obras de infraestructura construidas por empresas mexicanas, por eso trabajar en estos temas siempre ha sido estratégico y hoy se ha vuelto ya algo también urgente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios