16 de Octubre de 2018

Opinión

"Alejandra Maldonado, irreverencia literaria"

Muchos son los que dicen que la escritura de las mujeres debe amarrarse a un estilo.

Compartir en Facebook "Alejandra Maldonado, irreverencia literaria"Compartir en Twiiter "Alejandra Maldonado, irreverencia literaria"

Muchos son los que dicen que la escritura de las mujeres debe amarrarse a un estilo, es decir, debe sonar “femenina”. Sin duda Alejandra Maldonado, escritora nacida en Ciudad de México (1975), es una de las nuevas propuestas de la literatura mexicana que no cree ni le interesa esto.

Las letras de “La Maldo” resultan muy distantes de las líneas narrativas que han sido encasilladas como literatura femenina de las últimas décadas, aquellas donde se busca con total justicia impulsar la reivindicación femenina y luchar contra los ideales impuestos.

Maldonado publicó en 2005 Aburrida en Bouveret, libro de diecisiete relatos con tintes autobiográficos que construyen la ópera prima de la escritora. En ellos se narran los pasajes más tediosos en la vida de una joven que se mueve entre México y Europa, y que sobrevive entre fiestas, adicciones y una depresión cotidiana.

La editorial Moho ha apuntado que esta escritora es “una presencia insólita, (con) cero en conducta feminista. Alejandra recorre desde su voz, lúdica y fatal, los mundos del placer y la soledad”. Aquí dejo un pequeño fragmento que aborda la procrastinación, el mal absoluto de nuestros tiempos:

“Me paso el tiempo fantaseando una vida llena de actividades productivas, y buscando pretextos para explicar por qué no persevero. El último fue la falta de una computadora, ahora me compré una muy costosa, tiene un CD rewritable y un DVD player. No tengo idea de cómo funciona, creo que es peor tenerla en casa, ya la odio, pues sólo verla encendida, cuando me dirijo bien pacheca de mi habitación al baño, muy orgullosa ella luciéndome su perfecto look color blanco sobre la mesa del comedor, me frustro más pues sé que ahí está, esperando para ver qué hago con ella y yo que le tengo tanto miedo, no por las cosas que ella puede hacer, sino por las que yo no puedo hacer aún teniéndola”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios