16 de Octubre de 2018

Opinión

Los políticos no son artistas

Los políticos no son artistas, quizá nunca lo sean. Durante mucho tiempo la gran mayoría de estos personajes ha demostrado que no le interesan el arte ni el espíritu de las cosas.

Compartir en Facebook Los políticos no son artistasCompartir en Twiiter Los políticos no son artistas

Los políticos no son artistas, quizá nunca lo sean. Durante mucho tiempo la gran mayoría de estos personajes ha demostrado que no le interesan el arte ni el espíritu de las cosas. Cuando Enrique Peña Nieto todavía era candidato a presidente de la República tuvo un incidente que lo señaló ante la ciudadanía como un personaje inculto y de poca sabiduría: no pudo decir correctamente ni tres libros que hayan marcado su vida.

Quizá esta situación no tendría mayor relevancia si meses después Peña Nieto no se hubiera convertido en el dirigente del país, en aquella persona encargada de crear las políticas públicas y marcar las prioridades nacionales. Durante el sexenio de este personaje se han presentado enormes recortes presupuestales a los institutos artísticos y culturales, claramente éstos son los que menos interés reciben por parte del Gobierno Federal.

Debimos de haberlo intuido aquel día en que Peña Nieto hizo evidente, en la FIL de Guadalajara, que la literatura y otras disciplinas artísticas no son cuestiones que él piense como maneras de reparar el tejido social e impulsar al país.

Y hasta cierto punto, resulta normal que el gobierno y los políticos no vean al arte como una prioridad. Nuestro país tiene un doloroso número de carencias que deberían de ser la principal preocupación: salud, educación, violencia, narcotráfico, economía… El problema aquí es que cuando las autoridades no ofrecen soluciones a cuestiones de este tipo, todo lo demás queda mucho más relegado.

Estamos en tiempos de elecciones, días en los que los políticos dicen y prometen hasta lo que no pueden dar; pero es necesario que seamos conscientes de las propuestas de cada candidato y que profundicemos en ellas. Quizá para los políticos el arte no es prioridad, pero para los ciudadanos tendría que serlo. Freud lo escribió desde hace mucho: “La función del arte en la sociedad es edificar, reconstruirnos cuando estamos en peligro de derrumbe”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios