14 de Diciembre de 2017

Opinión

Hablemos de 'Somos Violetas'

Esta revista ofrece contenidos diferentes a lo que comúnmente leemos en artículos y notas femeninas.

Compartir en Facebook Hablemos de 'Somos Violetas'Compartir en Twiiter Hablemos de 'Somos Violetas'

Escribo en un espacio editorial conformado por mujeres en su mayoría. Docentes, funcionarias públicas, literatas, antropólogas son algunas de las colaboradoras que tienen el poder de escribir, alzar la voz, hacerse escuchar sobre temas de interés público. Si es desde la enunciación que se construye parte de la realidad social, es necesario conocer el abanico de propuestas editoriales que ponen su disposición y letras en generar un cambio, que hacen frente a la violencia e inequidad de género que están a la orden del día en gran parte de los medios de comunicación.

“Somos Violetas” es una revista que asume el compromiso de ofrecer contenido diferente a sus lectoras y lectores, variando así lo que comúnmente leemos en artículos y notas de supuestas revistas femeninas. ¿Pero quiénes son Violetas? El título tiene origen en el periódico literario “Violetas del Anáhuac”, dirigida por la feminista mexicana Laureana Wright, publicación que aparece durante el porfiriato.

“En honor a Laureana Wright y su periódico nos hicimos llamar Somos Violetas”, me dice Jessica Ayala Pérez, editora en jefe junto a Carol Santana Franco, “a diferencia de otras publicaciones que eran manuales de conducta, “Violetas del Anáhuac” era todo lo contrario: afirmaba que mujeres y hombres eran iguales y si existía una deficiencia era por la falta de educación y oportunidades para ellas”. El objetivo de las Violetas de Jessica y Carol no es diferente al que tuvieron las Violetas de Laureana.

El surgimiento de la revista se debió a la lectura casual del artículo “12 cosas que a todos los chicos les gusta escuchar en la cama” de Cosmopolitan. Este criterio editorial de unir a la mujer con productos comerciales contrasta con el deseo de Jessica y Carol de asociar a la mujer con ideas.

Las editoras, tal como sus lectoras –me incluyo–, tienen experiencias de discriminación y acoso. Es, quizá, por esto que en la revista sobresale la sección “Soy Violeta”. Ayala Pérez me expresó su opinión: “Existe mucha participación por tratarse de testimonios de violencia y acoso. La mayoría de las personas que envían sus textos han pedido mantenerse en el anonimato, decisión que hemos respetado. Nosotras no hablamos estas historias porque si de algo estamos orgullosas es de que hemos ganado la confianza del público que nos sigue.

Es un paso importante dar a conocer sus historias y apoyamos este proceso lo mejor posible”.

La revista está disponible en Facebook como @SomosVioletas y en la página web www.somosvioletas.com.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios