15 de Diciembre de 2017

Opinión

Mediocridad excelsa

¿Por qué un hombre es capaz de aconsejar a una dama que sea mediocre en su trabajo?

Compartir en Facebook Mediocridad excelsaCompartir en Twiiter Mediocridad excelsa

Recientemente durante mi ejercicio sabatino, me senté un rato en una banca semiderruida del parque; poco tiempo pasó antes de que una pareja ocupara el extremo contrario y continuara hablando de tema al que poca atención había prestado, hasta que escuché la frase: “Es que eres sobresaliente, y donde trabajas necesitas ser igual a los demás, mediocre, para que les puedas caer bien a todos”. No daba crédito a soberana barbaridad, con matices retrógrados, que grotescamente amenazan el progreso y la lucha constante de la mayoría por alcanzar la excelencia.

El hombre aconsejaba a joven dama, que lagrimaba ante atroces palabras, y me pregunté: ¿Llorará por la imbecilidad del presunto representante de las masas, que de forma cretina daba clases de sabiduría y experiencia mundana, o por pena del sujeto semicavernario que tenía a su lado y cuya imagen aún lacera mi integridad mental?

El “Jesús” por poco se me escapa de la boca, cuando, siguiendo con la elocuencia del sujeto -cual “filósofo de pasillo-”, le sugirió que debía bajarse al nivel de los demás. Esto último sí me causó desagrado y repugnancia, toda vez que menospreciaba a quienes no han tenido la oportunidad de alcanzar un nivel universitario, y los degradaba con desprecio. ¡Qué cosa!, me dije, y atrajo ipso facto mi memoria al maestro, poeta y escritor tapatío Juan José Arreola, quien, si viviera, increparía a aquél con su famosa frase: ¡ESA NO ME LA SABÍA! Amable lector, decidí emprender graciosa huida, antes de que mi coronaria sufriera falta de oxígeno y llegara al infarto.

Durante el camino de regreso a casa, fui repasando cada una de las palabras del “erudito” aquel, y me pregunté cuántos como él cohabitan en áreas laborales, espacios sindicales, puestos directivos y hogares yucatecos y que, con el tiempo, se convierten en obstáculos al progreso y “pusilánimes sexistas”. Son este tipo de personas muchas veces las que, a pesar del título universitario, utilizan “colmillo afilado para deseos insanos”, desorientando a niños, jóvenes o cualquier otra persona, con el afán de erigirse con honor y justicia en mesiánicos caballos del Apocalipsis. Nuevamente recuerdo a popular y honorable actor de la época de oro del cine mexicano, don Joaquín Pardavé, con su famosa e histórica película: “Qué tiempos señor don Simón”.

Seguiremos charlando y para la próxima entrega quisiera hablarles de lo que mi primo Israel me comentó de su sobrino con complejo de inferioridad, y mucho más.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios