15 de Diciembre de 2018

Opinión

Los espacios que nos reciben

Dicen que en los lugares que andamos queda presente nuestra energía.

Compartir en Facebook Los espacios que nos recibenCompartir en Twiiter Los espacios que nos reciben

Dicen que en los lugares que andamos queda presente nuestra energía. Dicen también que, a donde quiera que vamos, llevamos a nuestros fantasmas. Que esas energías están latentes en algunos lugares, por ejemplo, en los teatros. En estos andares he podido conocer muchos espacios escénicos. Algunos con fantasmas, otros con historias. Por eso es importante para mí agradecer a los espacios que nos han recibido este año para compartir nuestro teatro. Nos tocó reiniciar temporadas después del temblor en el teatro “Esperanza Iris” en la Ciudad de México. Un teatro hermoso, en el que dicen que se aparece el fantasma de la hermosa actriz Esperanza Iris. Ángel Ancona nos abrió las puertas y la magia se hizo presente. Boris Schoemann nos recibió en el teatro la “Capilla”, donde dicen que ronda el espíritu de Salvador Novo y se conserva intacto su estudio. En Mérida estuvimos en el Foro Alternativo “Rubén Chacón”, al llegar nos tocó escuchar al “viene, viene” decir: ¡Hoy hay Rubén Chacón! y nos hizo pensar que aquel creador sigue vivo, en la medida que su nombre se replica en un teatro.

Teatro Casa Tanicho nos invitó a estar en su cartelera todo el año, ahí se rumora que aparece el espíritu de aquel gran actor y cuyo talento y humor nos siguen haciendo falta.

A finales de año, bajo la invitación de Itari Martha, estrenamos en el Foro Shakespeare, donde no hay fantasmas, pero nos tocó vivir y sobrevivir el temblor, el espíritu que nos acompañará como recuerdo de ese foro es la fortaleza de empezar de nuevo, de la unión y la esperanza. El Foro Shakespeare se pone alas y pronto cambiará de lugar para seguir escribiendo su historia. Eso son los teatros y quienes están al frente de ellos: hacedores de historias que en un futuro serán leídas con avidez. Es el tiempo el que hace historia, nosotros sólo trabajamos deseando acercarnos a nuestros espectadores. Sólo en dos de los foros creí ver fantasmas, pero yo no temo a los muertos, y menos si viven en un teatro. Más bien temo a los vivos y sus vivezas. Nos toca cerrar hoy nuestro año teatral en el Teatro Daniel Ayala, con la obra “Cómo ser una buena madre yucateca”, una comedia regional dedicada a nuestras madres. Creemos que la risa sana, cura, la risa nos permite respirar.

Eso queremos: un respiro de humor para iniciar el año. Salomé Sansores “Chepita”, Teo Flores, Oswaldo Ferrer y yo les esperamos a las 20:30.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios