22 de Septiembre de 2018

Opinión

A toda madre... un abrazo enorme

Las 5 enseñanzas de una madre, desde nuestro inicio hasta el fin de nuestras vidas.

Compartir en Facebook A toda madre... un abrazo enormeCompartir en Twiiter A toda madre... un abrazo enorme

Es normal que durante el Día de la Madre todos publiquen fotos con sus madres y, en algunos casos, con sus hijos. Soy de los que en raras ocasiones publican fotos de su familia o amigos en sus días festivos, porque las publico todo el tiempo. No consiento a mi madre sólo ese día, sino todos los días mientras me sea posible.

Y la razón de este pequeño escrito es darles a todas ellas un abrazo enorme y que sientan que su trabajo es valorado, pero, sobre todo, necesario para la base de nuestra educación. Me permito hacer un análisis de los 5 elementos que aprendemos de una madre, desde nuestro inicio de vida hasta el fin de la misma:

  1. Amor incondicional.- Ningún ser humano en el mundo tiene tanto amor verdadero para dar como nuestras madres. Siempre estarán a nuestro lado, en las buenas, en las malas y en las peores. No importa la edad que tengamos, siempre se preocuparán y ocuparán de nosotros.
  2. Guerrera incansable.- Sin importar su condición física, mental, económica o social, ella estará dispuesta a luchar por defender y proteger lo que más ama: sus hijos. Nunca se rinde, siempre estará ahí para nosotros y por nosotros. Nada, ni nadie logrará vencerla.
  3. Respetar a las personas.- Una de las primeras cosas que nos enseñan las madres es a respetar a las mujeres, a tratarlas bien, a no tocarlas “ni con el pétalo de una flor”. Con esa frase crecimos por lo menos los de la generación “X”. Buena la regañada que nos esperaba si no lo hacíamos.
  4. Administración del dinero.- Sin importar cuál sea el volumen de la entrada de dinero a la casa, no existe mejor administrador que una madre. Estiran el dinero lo más posible y logran que rinda casi infinitamente, independientemente de la situación. Son buenas vendedoras y excelentes compradoras.
  5. Ser felices.- Sin mayor preámbulo, no hay ser que disfrute más a sus seres queridos que una madre, convertida en abuela o simplemente convivir con sus familiares, en especial sus hijos y sus nietos. Disfrutan cada detalle al máximo y se enorgullecen de tener a su familia unida porque con eso son felices.

Espero que los que aún tengan madre la consientan todos los días. No importa si tienes mucha o poca… disfrútala hoy que la tienes, la vida da vueltas y mañana no sabemos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios