18 de Diciembre de 2018

Opinión

No más... vacas flacas

Aquí te presento 5 acciones a seguir para poder salir de la época de vacas flacas.

Compartir en Facebook No más... vacas flacasCompartir en Twiiter No más... vacas flacas

Independientemente de la crisis que nos acompañe en el entorno económico, es muy probable que nuestra época de vacas flacas sea generada desde un principio por un endeudamiento de nuestra parte que ocasiona una serie de complejidades a la hora de resolver qué pagamos y cómo lo pagamos. Sin embargo, al estar en ese estado difícil, nuestra mente se bloquea y en ocasiones nos impide mirar claramente por dónde empezar a solucionar esta situación.

El proceso no es fácil, pero nuestro chip mental tiene que ser modificado para poder lograr el resultado esperado.

Aquí te presento 5 acciones a seguir para poder salir de la época de vacas flacas:

1.- Analiza tu endeudamiento.- Realiza una lista de todas tus deudas y ordénalas de menor a mayor monto. Apunta las características de cada una como: los intereses que te cobran, la urgencia de los pagos, su importancia, su legalidad, entre otras cosas.

2.- Programa tus pagos.- Utiliza la mayor cantidad de dinero posible para sanar las deudas más pequeñas, pues, cuanto más pronto las liquides, contarás con mayor solidez para poder utilizar ese dinero para las siguientes. Cometemos el error de intentar primero las mayores y esto retarda el tiempo en que lograremos exterminarlas.

3.- Reorganiza tus actividades.- Si deseas salir rápido de la situación, debes cambiar tu forma de vida, recorta los gastos que no son relevantes ni necesarios y sacrifica ciertas actividades que realizas para utilizar ese monto en la disminución de tus adeudos.

4.- Aumenta tus ingresos.- Encuentra otras actividades que te generen ingresos adicionales tales como: impartir cursos, dar clases, un trabajo de medio tiempo, asesorías extras, etc. Esto suma y te ayudará a aligerar la carga de tus cuentas por cobrar. No te endeudes más.

5.- Sustituye deudas.- Si llegaras a conseguir otra forma de pedir un crédito o que algún familiar o amigo te dé en préstamo de dinero, acéptalo si éste cubrirá una deuda que sea más cara que la que ya tienes. Preferentemente las que te causan intereses para evitar gastos innecesarios.

Recuerda que esta situación es temporal, pero necesitas de mucha disciplina y convencimiento para lograr que esta temporalidad sea la menor posible. La actitud que tomes ante esta adversidad es importante y determinará el rumbo de tu vida financiera.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios