19 de Septiembre de 2018

Opinión

Lo lamento

Conocí hace muchos años a un joven carismático, inteligente y con un talento sobresaliente para la oratoria.

Compartir en Facebook Lo lamentoCompartir en Twiiter Lo lamento

Conocí hace muchos años a un joven carismático, inteligente y con un talento sobresaliente para la oratoria. De esas personas que se recuerdan fácilmente por siempre. Después, ya hombres, nos encontramos en la Ciudad de México y su actitud desbordada de gusto por el encuentro aumentó la ya existente simpatía que tenía por él.

A mi retorno a Yucatán hace unos 3 años, me entero por comentarios aislados que la persona por la que yo sentía tanta simpatía y admiración por sus logros académicos y sociales era una persona despreciable por el trato déspota y grosero que daba a sus subalternos.

Lo pasé todo por alto, pensando que el éxito es algo que no le perdonamos a nadie y que él era una persona sobresaliente con un fuerte temperamento característico de los buenos actores. Pero me di cuenta que nadie opinaba como yo y quienes lo habían tratado, empleados hombres o mujeres y personas que tenían relación con él desde posiciones laborales subordinadas, eran maltratados y permanentemente ofendidos y amenazados.

Volví a sonreír y comentar que estaban exagerando.

Pero, ante lo innegable, lamenté profundamente que una persona de la que se espera un trato educado y cortés, como importante representante oficial de la cultura y de las artes, tuviera una imagen pública tan desprestigiada y lamenté también que las autoridades superiores a él toleren su conducta.

Ahora, con la agresión verbal y amenazas al conocido periodista Martiniano Alcocer, queda totalmente al descubierto algo que Jorge Esma Bazán nunca ocultó, pero encubrió la tolerancia y conveniencia de víctimas que pensaban más en su seguridad social y personal que en su dignidad.

No se puede tratar a nadie de esa manera y mucho menos a un periodista, porque ese acto intimidatorio nos agrede a todos y se constituye en una amenaza contra la libertad de expresión.

Reconozco que estaba equivocado y lo lamento.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios